La maldición de Poltergeist

Poltergeist (1982) fue un taquillazo de Steven Spielberg y a la vez un proyecto muy personal. Spielberg soñaba con filmar una cinta sobre fenómenos extraños desde que a los diecinueve años viviera su primera experiencia paranormal. En concreto habían pasado tres días desde la muerte de su padre cuando los cristales de la casa se rompieron, se escucharon ruidos extraños en todas las habitaciones y la mecedora favorita del progenitor del cineasta empezó a moverse por sí misma.

PoltergeistSu implicación fue tal que se comenta que no dejaba a sol ni a sombra a Tobe Hooper (que venía de rodar La matanza de Texas); estuvo presente en la elección de los actores, en el desarrollo del guión y hasta en el diseño de los decorados. Hasta el punto de que para muchos especialistas, Spielberg es el verdadero director de Poltergeist.

Cuenta la leyenda y nuestro Iker Jiménez que el éxito fue tal que se rodaron dos secuelas pero que no se rodaron más porque la mitad del reparto había fallecido en circunstancias sospechosas…

PoltergeistHeather O’Rourke, la rubita que veía la tele con el canal plus sin descodificar murió de una estenosis intestinal cuando acababa de cumplir doce años. Su hermana en la ficción, Dominique Dunne fue estrangulada por su novio al poco tiempo de estrenarse la primera cinta cayendo en un estado de muerte cerebral. Las dos chicas están enterradas en el mismo cementerio: Westwood Memorial Park en Los Ángeles. Julian Beck hacía de malo en la segunda parte. A mitad de rodaje, un cáncer de estómago acababa con su vida de manera fulminante. Contaba con sesenta años. El actor de origen indio Will Sampson ingresó en el hospital diez días después del estreno para que lo operasen del corazón y no sobrevivió. Picó billete con cincuenta y tres años.

La desgracia se había cebado con la trilogía Poltergeist y no tardarían en surgir los rumores. La compañía fundada por Spielberg, Amblin estaba construida sobre un cementerio indio y los fantasmas habían provocado todas las muertes, vengándose de su derrota en la película.

¿Qué hay de cierto en todo esto? Pues casi todo es mentira, Amblin no está construida sobre ningún cementerio. Los pobres Will Sampson y Julian Beck estaban malitos desde hacía tiempo. No hace falta ser médico para darse cuenta en la segunda parte de que Beck está muy desmejorado. La pobre Dominique Dunne dormía caliente casi todas las noches, al parecer el novio le propinaba brutales palizas desde hacía muchos años. Su asesinato fue una desgracia que se veía venir. Por último, la muerte de Heather O’Rourke fue a causa de un error médico. La diagnosticaron un resfriado común y lo que tenía era una infección intestinal, cuando llegaron al hospital por segunda vez era demasiado tarde. Aunque la intentaron operar fallecería en el quirófano.

En definitiva, cuatro muertes trágicas que coinciden. Una casualidad muy tentadora como para que los amigos de lo oculto y las tergiversaciones absurdas no la aprovecharan. No hay ninguna maldición en Poltergeist.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...