La pelota vasca, la piel contra la piedra

Cartel de la peliculaJulio Medem es un director controvertido. Sus películas no dejan indiferente a nadie. Para algunos, Los amantes del círculo polar es la más bella historia de amor jamás contada; para otros, una lánguida novela romántica llevada al cine. Qué decir de Lucía y el sexo, que escandalizó por la relación explícita de Tristán Ulloa y Paz Vega. Así que la polémica estaba servida desde el momento en que Medem acometió el proyecto de La pelota vasca. Y es que el tema se las traía: analizar el conflicto vasco desde todas las perspectivas posibles.

A través de múltiples entrevistas y horas de grabaciones en los lugares más hermosos del País Vasco, Julio Medem realiza un collage demostrativo sobre lo que defienden unos y otros. Bien es cierto que no están todos, pues el Partido Popular no quiso formar parte de un documental donde aparecía, por ejemplo, uno de los fundadores de la banda terrorista ETA. Así que el retrato es incompleto. Sin embargo, resulta interesante el contraste entre las ideologías de los entrevistados y las aportaciones al debate desde campos tan diversos como la política, la filosofía o la historia.

Las victimas tienen su espacioQuizá el aspecto más polémico de La pelota vasca es la comparación que hace el director entre las víctimas de ETA y los familiares de los presos. El testimonio de Eduardo Madina, joven socialista que perdió las piernas en un atentado etarra, se solapa con el de Anika Gil, torturada por la Guardia Civil sin motivo aparente. También se pone al mismo nivel a una mujer que perdió a su marido por culpa de ETA y a los hermanos de un preso que tienen que desplazarse miles de kilómetros para visitarle. Sin duda unos pasajes espinosos que fueron muy criticados por el PP y la Asociación de Víctimas del Terrorismo.

Pero La pelota vasca es un documental que sirve para entender muchas cosas. A nivel histórico, se nos explican las bases de quienes defienden la existencia e independencia de la llamada Euskal Herria. Esta tesis la defiende el historiador Tomás Urzainki. El filósofo Javier Sadaba, por su parte, intenta desmitificar la idea de que el nacionalismo es algo inmoral y excluyente, como quiere hacerse ver desde determinados partidos políticos. También hay declaraciones del lehendakari Juan José Ibarretxe y del ex presidente del gobierno español, Felipe González, que habla (poco) del GAL.

El escritor Bernardo Atxaga pone fin al documentalEn cualquier caso, el objetivo de Medem era crear un documental polifónico sobre el País Vasco, ir más allá de los ‘buenos y malos’, adentrarse en los matices que a veces se nos escapan. Para ello, La pelota vasca se editó en una versión extendida de 7 horas de duración con todas las entrevistas completas que no cupieron en la versión comercial, de apenas 2 horas. También se editó un libro con la trascripción de las entrevistas y se abrió un foro de debate para que todo el mundo expresara su opinión. Porque esa era la intención de La pelota vasca: dar voz a todas las partes protagonistas.

Además, Julio Medem tiene previsto rodar una película de ficción llamada Aitor. La piel contra la piedra, que tratará de un hombre vasco en dos espacios de tiempo: entre los años 1976 y 1978, y en el año 2004. En palabras del director, el film será “una metáfora y una utopía de lo vasco, una sociedad profundamente plural”.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...