Lana Lang, o el poder de la negación

Es entendible la necesidad de mantener determinados personajes claves en una serie, ya sea por una cuestión de continuidad o porque, realmente, representan algo importante para la trama y el desarrollo de los demás personajes. Eso es Lana Lang en “Smallville”. Sin embargo, los extremos a los que llegan los guionistas son, por momentos, rayano en el absurdo.

SmalvilleEs sabido que, cuando una serie se estira, los guionistas deben hacer enormes esfuerzos para abrir la trama, con el consecuente riesgo de cometer errores de continuidad. En otras ocasiones, si no es la continuidad, es la posibilidad de que las líneas narrativas de la serie pierdan credibilidad.

Para quienes desde hace años vienen siguiendo las aventuras de Kal-El, alias Clark Kent, o viceversa, al menos tiene que hacer ruido cada tanto la relación entre él y Lana Lang, así como ella misma. Difícil se me hace recordar otra serie donde un mismo personaje haya permanecido en un peligroso estado de ingenuidad por tanto tiempo, y eso sin mencionar las situaciones bizarras en que se la ha incluido, y todo eso previo a su conocimiento de la realidad que la rodeaba.

Se sabe que una serie de televisión, entre sus condimentos, suele tener que incluir amor, cuerpos, sexo – aunque sea en dosis aptas para todo público -. En “X Files”, podríamos decir que eso fue pospuesto de forma asombrosa y exitosa. El amor platónico, hasta casi el final, de Mulder y Scully, se prolongó durante numerosas temporadas. Ayudaba, por supuesto, la variedad de historias de que se alimentó la serie. Curiosamente, del mismo Chris Carter, “Millenium” prácticamente anuló ese aspecto, sublimándolo en gran medida.

De paso, mientras escribo esto, estoy viendo “Eli Stone”, pero ya hablaré de esa serie en otro momento.

El asunto es que, casi como una cuestión sagrada, una serie, sobre todo una que incluye público joven y adolescente, necesita historias de amor. Louise Lane pertenece a la vida amorosa adulta de Clark Kent, y “Smallville” se concentra sobre su etapa de crecimiento, donde la protagonista es Lana. Perfecto, pero, en ese no querer desviarse demasiado, con un Clark Kent obsesionado por la coherencia, la relación entre ambos ya tiene más vueltas que una montaña rusa.



SmallvilleEl problema, de todas maneras, no es tanto las idas y vueltas de una relación que está destinada al fracaso, sino los extremos a los cuales han llevado la cuestión. Que Lana no supiera de los superpoderes de Clark es entendible, es parte del asunto. Pero, después…

Esta lista deja afuera varios eventos, pero enumeremos un poco: Lana fue tatuada con un símbolo kriptoniano, fue poseída, estuvo de novia y se casó con Lex Luthor quien casi destruye el mundo cuando él mismo fue poseído por Zod (donde Lana, en medio de la destrucción de Metrópolis, se acerca a Lex y le dice “entendí, me estás probando”), adquirió poderes, los perdió, etc, etc, etc.

Scully, en “X Files”, tuvo su etapa de escéptica y, luego, otra donde, cuando David Duchovny dejó la serie, ocupó el lugar de militancia de su compañero desaparecido. En el caso de Lana, es todo el tiempo un retorno a cero, como si nada hubiera ocurrido. Alguien explíqueme por qué, o, en todo caso, por qué opinan que no es así.

Lo mismo con respecto a su relación con Lex: absolutamente inexplicable.

Ahora están con “Breaking Bad”, otra de la que hablaré en algún post futuro.

Decía, el hombre es el archienemigo del amor de su vida. Es un probado villano, cuyo único atractivo es su poder y su dinero. Salvo que Lana sea extremadamente inocente, no hay forma de que pudiera vulnerarse tanto como para caer por el tipo más equivocado, no después de toda la historia que comparten. Lo otro es que, secretamente, Lana fuera atraída por ese poder que Lex posee, aunque ella no quiera admitirlo; él puede darle lo que Clark, en principio, jamás podrá. Durante este amorío algo inexplicable, es donde ocurre la posesión de Lex por Zod, y las palabras sin ningún sentido de Lana. Los habitantes de “Smallville” tienen una poderosa capacidad para la amnesia.

La única forma posible en que Lana puede haber mantenido su ignorancia durante tantos años es debido a un grave estado de negación. Una extraña habilidad que le permite ver cualquier cosa menos lo que realmente está ocurriendo, una y otra vez, hasta el infinito. Incluso cuando, finalmente, ingresa al círculo de gente que conoce el secreto de Clark, su capacidad para equivocarse sigue siendo asombrosa. De hecho, sólo en contados episodios el personaje de Lana se comporta como un ser útil e inteligente en lugar de un inocente obstáculo que siempre está en el camino.

Estas afirmaciones tajantes, seguramente, encontrarán detractores, pero está perfecto, quisiera sus percepciones con respecto al personaje, a su rol, a su relación con Clark.

SmallvilleLana es un personaje que sigue ahí, pero que no aporta. Al contrario, en algún punto, quita más de lo que agrega. La paradoja es que el siguiente paso, Louise, tampoco aparece listo para tomar la posta, porque implicaría saltar a una etapa que, probablemente, signifique el final de la serie.

Llegado este punto, me pregunto por qué no se probó con insertar otros personajes femeninos, no esporádicos – como las rubias que suelen tentar a Clark con kriptonita roja -, aunque más no sea como formas de hacer crecer al personaje. Por ahí se considere que es quebrar la línea del personaje, que se comporta, muchas veces, como un monje shaolín en entrenamiento. Creo que no, que lo haría menos espartano, la posibilidad de poder sentir dentro de una relación más normal que, lógicamente, terminaría también, pero que correría un poco la atención de lo sentimental que no avanza ni para atrás ni para delante, ni de las situaciones en que todos los malvados parecen merecer morir, menos el peor de todos, Lex.

Mientras tanto, la eternamente traumada Lana Langa seguramente salga de su siguiente episodio violento supernatural fresca y rozagante, dispuesta a ser azotada por el siguiente vendaval.

Enlaces externos:

Fansite de “Smallville”

Otro fansite de “Smallville”

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...