Pretty Woman: 25 años después aún hablamos de la película

Es probable que Pretty Woman haya marcado un antes y un después. La historia de Richard Gere y Julia Roberts hizo llorar, reír y reflexionar a todos. Se cumple un cuarto de siglo de su estreno.

pretty woman

Pretty Woman. ¿Quién no la recuerda? Puede que las sensaciones que hayas tenido al verla sean positivas. Sean de alegría. O quizás sean de tristeza. Puede que te hayan caído las lágrimas, o que te hayas reído a carcajadas en algunas de sus escenas. Puede que te haya dado para reflexionar y mucho. Y puede que te preguntes cuánto ha cambiado desde que aquella película se colaba en todas nuestras carteleras y el día de hoy. Sin apenas darnos cuenta, han pasado ya 25 años, y seguimos refiriéndonos al tema de este film como si fuese de los más actuales.

Un cuarto de siglo después, la cara más evidente de que ha pasado todo ese tiempo es la de sus protagonistas; Richard Gere y Julia Roberts. Por aquel entonces, eran ya conocidos y la gran mayoría nos conocíamos su nombre completo, aunque creo que tras Pretty Woman lograron convencer al gran público de lo bien que podían hacer las cosas como pareja en la gran pantalla. A día de hoy, presumen de estar entre los mejor pagados de Hollywood, y aún pese a sus años, no les faltan trabajos en los que participar y demostrar que cuando uno vale, la edad, es solo un número.

Pretty Woman: 25 años más tarde

Yo creo que la magia de Pretty Woman no fue solo una cuestión de sus protagonistas. Es cierto que sus interpretaciones fueron muy dignas, pero el argumento del film fue el que terminó por conquistar al público. Y sobre todo, creo que en cualquiera de esos momentos que a todos nos da por repetir películas una tarde aburrida, la protagonista de hoy transmite sobre todo la sensación de reflexionar. Una reflexión que antes, hace 25 años, y ahora, podrían ser prácticamente idénticas, como si la historia no hubiese pasado y no hubiera cambios importantes en nuestra sociedad.

Pretty Woman expuso la prostitución en la gran pantalla. Y la trató de una manera tan natural, y a la vez tan casual que hizo que el mundo hablase de ello. Décadas más tarde, creo que todos seguimos haciéndolo, y no de forma tan distinta como pensamos. No por ello vamos a negarle el mérito a sus guionistas y productores. Quizás convencer a alguien de que valía la pena llevar aquella historia a la gran pantalla en aquel entonces, fuese mucho más complejo que hacerlo a día de hoy. Al fin y al cabo, las primeras veces no son fáciles y requieren de buenos argumentos.

Pero salvo el hecho de que hoy en día podríamos tener estrenos que lleven al primer plano el tema fundamental de Pretty Woman ¿cuántas cosas han cambiado a su respecto? Yo creo que muy pocas. Aún pese a que el mundo del arte hable de ella, la prostitución sigue siendo, en prácticamente todos los ámbitos un tema tabú. Es algo que todos sabemos que existe, pero que a ninguno nos gusta ni reconocer, ni recordar. Así que se mantiene ahí, en la sombra. Los escándalos que salen a la luz diariamente de políticos y altas personalidades que se relacionan con prostitutas son un claro ejemplo de que desde los tiempos de Julia Roberts en su papel de Pretty Woman, no hemos cambiado tanto socialmente.

Al fin y al cabo, eso de que nosotras seamos las que podemos convertirnos en la “acompañante de” y ellos presumir de ello, mientras que en el caso contrario se vería como una aberración sigue siendo bastante habitual. Tampoco es menos cierto que continuamos asociando la imagen de prostituta a alguien que no sabe estar, y cuyos modales dejan bastante que desear. Eso sí, si hay un cambio que hay que destacar desde Pretty Woman es que ahora todos conocemos el mundo de la prostitución de lujo. Un mundo en el que mujeres que sí desean ejercer la prostitución y lo hacen como acompañantes con muchos ceros a pagar y visten como si se tratase de damas de la alta sociedad, ha salido a la luz por los muchos casos públicos. Pero poco más.

Creo que ver a día de hoy Pretty Woman nos hace ser conscientes de los años que han pasado, de lo fantástica que fue y sigue siendo esa película y de cómo los cambios sociales que esperamos en un cuarto de siglos, analizados desde ahora, quizás son menos de los que estábamos pensando. Creo que reflexionar ha sido siempre la idea de trasfondo detrás del film, y 25 años después, consigue seguir haciéndolo.

Imagen: Gregg O’Connell

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...