Ultravioleta.

Portada Ultravioleta

Para quienes pensaran que “Aeon Flux” era insuperable como fiasco fílmico, tenemos en las pantallas de nuestros cines a Ultravioleta. Como seguidor del género de ciencia ficción me siento engañado y confuso tras ver esta cinta.

Hace cosa de un año tuve la fortuna de ver en versión original una cinta que todo los aficionados andaban buscando como locos: “Equilibrium”. La verdad es que me gustó mucho, y me quedé con ganas de poder ver algo más de material de este director. Kurt Wimmer es el encargado de firmar también Ultraviolet. ¿Será la misma persona?

Ultraviolet nos sitúa en un futuro hipertecnológico en el que la población ha pasado de vivir asustada ante hipotéticos ataques terroristas a tener miedo de ser contagiada por un extraño virus que convierte a las personas afectadas en seres hematófagos, una “especie de vampiros”. A raíz de este hecho se desencadenan las guerras de sangre entre humanos y vampiros. Las explicaciones que da el film son supuestamente científicas y elaboradas, pura palabrería técnica para asustarnos y tratar de confundir un argumento bastante simple. En la estructura profunda está la vieja historia de zombies de siempre, el terror al sida, a la epidemia, en definitiva, a la enfermedad mortal. Y hasta aquí voy a contaros del guión, el propio Kurt Wimmer ha escrito una auténtica marcianada llena de lagunas y transiciones argumentales inexplicables. Entre las escenas de acción surgen como setas escenas melodramáticas que no vienen a cuento… y es que uno se pierde ante la tozudez de la historia. De todas formas, no se preocupen porque una voz en “off” nos va a explicar dos veces la historia (por si alguno no la coge a la primera).

El presente trabajo tiene muy pocos aspectos positivos. Pero hay que destacar la escena de acción en la azotea en la que Ultravioleta se enfrenta a todo un clan de chinos y sale victoriosa. Coreografía perfectamente realizada y muy espectacular. Un baile geométrico le permitirá salir de una encerrona de círculos concéntricos.
ultraviolet.jpg
Por otra parte se intuye como trasfondo filosófico una apuesta por los diferentes, por la diferencia. Por la defensa del otro, del enfermo que porta el virus. Pero no se piensen que desarrolla la idea mucho más allá del “aquí estoy yo para defender a estos desgraciaos”.

El film ha sido concebido para lucimiento descarado de Milla Jovovich (especializada en cine de acción desde la versión cinematográfica de Resident Evil). Pero creo que debería empezar a leer un poco más los guiones antes de aceptar cualquier oferta por suculenta que sea si quiere tener una carrera de éxito. Muchos de sus anuncios de L’oreal están mejor realizados. Su misión consiste en proteger a un niño que puede tener en su interior la cura para la enfermedad (o algo así) convirtiéndose en la defensora de los derechos de los infectados.

Estéticamente tiene mucha influencia de “Matrix” y personalmente me ha gustado la estética futurista tan barroca que se ha marcado Kurt Wimmer. Las luchas, saltos, volteretas y coreografías están muy bien realizados y editados. Pero no era para menos, teniendo en cuenta el presupuesto con el que ha contado.

La fórmula de Ultravioleta es: Efectos Especiales + Ausencia de guión + Milla Jovovich = Ultravioleta. No se la recomiendo ni a mi peor enemigo. Eso sí, os dejo de regalo unos wallpapers de la actriz de moda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...