Adición a ciertos alimentos

Se suele tener adición a ciertos alimentos y casi siempre suelen ser los más calóricos y menos saludables. Son todo un pecado para el organismo pero una delicia para nosotros, sin embargo hay modo de mantener el placer pero sin abusar de ellos y cortar con toda adicción.

Para descubrir el porqué del poder adictivo de cierto tipo de alimentos debemos remontarnos a muchos años atrás cuando, para sobrevivir, el ser humano necesitaba acumular en el organismo una buena cantidad de calorías para afrontar así las épocas de carencia. Hoy en día, sin embargo este consumo no tiene sentido, por lo tanto es importante saber regular este impulso tan ancestral.

Hay tipos de alicientes que hace que esta categoría de alimentos resulten tan irresistibles. Puede ser adictivo cuando un alimento graso entra en contacto con la lengua, el cerebro aumenta la producción de una sustancia que nos lleva a seguir consumiendo ese mismo alimento aunque ya no tengamos hambre.

También hay alimento que pueden producir placer. Tanto las grasas como los azúcares tienen un efecto relajante en nuestro estado de ánimo. Por esta razón, cuando estamos estresados o nerviosos, solemos comer una mayor cantidad de este tipo de alimentos. Y también hay alimentos que proporcionan energía al instante. Son los que se toman como tentempiés, estos alimentos tienen la capacidad de combatir el cansancio tanto físico como mental en cuestión de minutos.

Sin embargo si se abusa de estos tipos de alimentos si bien son deliciosos y nos proporcionan un sinfín de sensaciones placenteras, no hay que olvidar la cara oculta de ellos. Tomar este tipo de alimentos en exceso puede causar numerosos problemas de salud.

La obesidad  es el contenido calórico que nos puede aportar alimentos con mucha grasa, por lo tanto su consumo tiene que ser moderado. Muchos tentempiés, son ricos en grasas saturadas y grasas ‘trans’ por lo que aumentan los niveles del colesterol. Un consumo excesivo de alimentos ricos en azúcar aumenta el riesgo de sobrepeso y, como consecuencia de ello, de sufrir diabetes tipo 2. Así como los tentempiés salados tomados en exceso provocan retención de líquidos y aumenta la presión arterial.

Ante este tipo de adiciones, lo más sensato es poner estos alimentos bajo candado, pero no es fácil. Sin embargo se puede conseguir si se tiene una dieta equilibrada. Las dietas restrictivas, sobre todo aquellas que reducen de forma drástica los hidratos de carbono, aumentan el deseo por los alimentos adictivos. Los hidratos, al aportar energía de forma lenta y continuada, son saciantes y ayudan a evitar los ataques de hambre.

También sucede si nos quedamos mucho tiempo sin comer. Eso da lugar a quedarnos sin reservas y nos asalta el deseo irreprimible de comer alimentos pocos saludables. Para evitarlo, a media mañana y a media tarde, haz una pausa para tomar un tentempié saludable.

Imagen | rayoplateado

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...