Cocina tradicional fuente de salud

Cocinar es algo más que hacer un buen plato, es también una forma de amor por los demás. Ya que muchas veces nada más entrar en el portal nos llega un aroma de comida a nuestra mente que rápidamente la asociamos a un plato. Son recuerdos que tenemos guardados en el cerebro y que ese olor nos lo evoca.

Tenemos la suerte de tener una cocina tradicional y sencilla pero a la vez con gran contenido, dos virtudes que unidas la hacen destacar mucho desde el punto de vista nutritivo.


Cada uno de los diferentes platos que la componen contienen un poco del cielo, del campo o del mar del lugar de donde proceden.

Por eso cuando nos tomamos un delicioso gazpacho andaluz, un cocido madrileño, unas lentejas a la riojana o una ensalada catalana, entre las decenas de especialidades que podríamos enumeras, estos haciendo algo más que paladear una comida. Estamos disfrutando de un trozo de nuestra tierra y de nuestra cultura.

El conjunto de todos esos platos que desde cada rincón de España se han ido transmitiendo de generación a generación entre padres e hijos en lo que configura la llamada cocina tradicional.

Una cocina que por sus características geográficas y culturales posee, además de determinadas propiedades organolépticas y saludables, un peso en nuestra alma que la hace única, pues entre el aroma de sus platos se mezcla un poco de amor a la tierra de donde procede y a la persona que lo ha cocinado.

Un plato muy saludable y tradicional es el membrillo. Rico en carotenos, ideal contra los problemas respiratorios, adecuado para hipertensos o personas con retención de líquidos y también es un potente astringente, que actúa como antidiarreico. Quienes padecen problemas cardiovasculares, en la menopausia y los fumadores, deberían incluirlo en su dieta por su buen contenido en vitamina C.

Imagen | wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...