¿Conoces todos los tipos de agua?

El agua de mineralización débil es la más indicada para el consumo

El agua es fuente de vida, pero esta debe de ser potable para ser consumida sin riesgo alguno para la salud. Pensamos que toda el agua es igual: incolora, insípida e inodora. No obstante, podemos distinguir entre diferentes tipos de agua en función de su composición, manipulación y procedencia; que le pueden atorgar sabores y aromas diferentes. ¿Sabes que tipo de agua es el más adecuado para el consumo humano?

Hay muchos tipos de agua

Hay muchos tipos de agua

La primera distinción que debemos hacer es entre el agua potable de consumo público y las aguas envasadas. El primer tipo ha pasado por uno o varios procesos físicos y químicos para que pueda ser consumida y usada sin riesgos para la salud, se trata de el agua del grifo. En cambio, el agua embotellada está destinada para ser solamente bebida y la encontramos en los supermercados. Aunque ambas cumplen su principal cometido: hidratarnos para mantener el ritmo.

Otra diferenciación que podemos hacer del agua depende del tipo y cantidad de minerales que lleven disueltos. Las aguas duras tienen grandes cantidades de calcio y magnesio, son muy típicas de la zona mediterránea donde los yacimientos subterráneos se encuentran a mucha profundidad bajo roca calcárea. En cambio, las aguas blandas presentan poca cantidad de minerales disueltos porque proceden de zonas superficiales como mares, lagos, ríos o pozos. Este último tipo es el más indicado para el consumo humano.

Así pues, distinguimos entre tres grandes grupos de agua:

  • Agua mineral natural: procede de yacimientos subterráneos protegidos, y brota en forma de manantiales naturales de los que se ha abastecido el hombre durante mucho tiempo. Este agua se envasa en el lugar de origen sin un proceso previo de tratamientos químicos, aunque no por eso es pura. Su filtración hacia el yacimiento subterráneo es la que delimita si tendrá una mineralización muy débil (hasta 50 mg/l en forma de residuo seco), débil (menos de 500 mg/l) o fuerte (más de 1.500 mg/l).
  • Agua de manantiales: también tiene un origen subterráneo pero esta no tiene las mismas garantías de pureza y estandarización que el agua mineral natural. De entrada, lleva una etiqueta con la composición porque esta es variable; a más, es posible que haya requerido de un proceso para separar del agua productos inestables o perjudiciales para el consumidor.
  • Agua potable preparada:  normalmente se trata de agua del grifo o red de abastecimiento a la que se le han añadido o quitado minerales para obtener el equilibrio deseado por el fabricante. Para ser embotellada y comercializada se ha sometido, a más, a proceso para eliminar posibles contaminaciones biológicas. Se trataría, por ejemplo, de la famosa Agua comercializada por Coca-Cola.

Foto:ℒaura Tourette’s en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...