El aceite de oliva, beneficios y riesgos

el-aceite-de-olvia

Es muy probable que todos conozcamos los beneficios de tomar 50 gramos diarios de aceite de oliva -unas tres cucharadas-, así como lo beneficioso que es para la salud cardiovascular. Lo que no es tan conocido, es que si se dobla la cantidad puede aumentar los riesgos, ya que podría provocar problemas de obesidad debido a su alto aporte de calorías, según ha publicado un estudio de la Fundación Española del Corazón y cardióloga del Hospital Fundación Alcorcón.

Según explican, fuera de España no se tienen presentes los beneficios del aceite de oliva, ya que los aceites más consumidos en otros países, sobre todo los anglosajones, no son de oliva. De hecho el más utilizado a nivel mundial es el aceite de soja seguido del de palma y el de girasol.

Sobre estos aceites, el estudio compara sus características con el de oliva, puntualizando que el de soja también tiene una cantidad elevada de ácidos grasos de los buenos, sobre todo de polinsaturados, pero tiene una cantidad muy pequeña de monoinsaturados que son los más eficaces. Por otro lado, en el de palma, practicamente la mitad de sus componentes son ácidos grasos saturados, así que se puede decir que fuera de España no se están haciendo bien las cosas.

El aceite de oliva, al contar con un elevado componente de ácidos grasos monoinsaturados y polinsaturados, se ha comprobado que ejerce un beneficio en la salud cardiovascular en base a que las dietas ricas en aceite de oliva mejoran el control de la hipertensión arterial y de la diabetes, factores de riesgo cardiovascular.

Existen estudios que están probando si es beneficioso para otras enfermedades como el cáncer, sobre todo a nivel digestivo, como el cáncer de colon, probablemente debido a que el aceite de oliva mejora el tránsito intestinal (incluso en algunos países de la cuenca mediterránea se ha demostrado que hay menos incidencia de cáncer de mama y esto podría ser gracias al alto contenido en aceite de oliva de la dieta). Sin embargo, es muy difícil demostrar científicamente como una dieta u otra puede mejorar o empeorar el cáncer o la enfermedad cardiovascular porque aparte de la dieta hay muchos otros factores que influyen en la aparición de cualquier enfermedad.

Imagen | jlastras

En Centro Mujer | Fagomina, tu aliada contra el apetito

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...