¿Es peligrosa la olla a presión?

Si estas pensando en comprar una olla a presión no puedes perderte el siguiente artículo

pressure-cooker-155114_1280

La olla a presión es un utensilio de cocina que nos permite cocinar de una manera sana en la mitad de tiempo. Las ollas de presión de hoy en día son muy seguras si se siguen las instrucciones del fabricante.

Las ollas a presión consisten en un recipiente grande donde se introducen los alimentos y una tapa con cierre hermético manual en forma de manivela o de rosca que tiene dos salidas de aire. Una de las válvulas emite un sonido cuando la presión empieza a salir y la otra es la válvula de seguridad que funciona cuando la otra está obstruida o no funciona correctamente.

Las ollas a presión modernas tienen apertura y cierre con una sola mano, temporizador, diferentes programas de cocción y un cestillo para cocinar al vapor.

Ventajas de la olla a presión

Las ollas a presión nos ofrecen una serie de ventajas:

  • Como guardan todo el calor, cocinan más rápido los alimentos
  • Consumen menos energía
  • Gracias al vapor, los alimentos se cocinan en su propio jugo y conservan todos sus nutrientes.

Consejos de seguridad para utilizar las ollas a presión

Las ollas de presión de hoy en día son muy seguras, pero al igual que tenemos cuidado cuando usamos el horno o la batidora, cuando uses la olla a presión debes seguir estos consejos:

  • Comprueba que la olla esté en buen estado sobre todo si es antigua
  • Revisa cada cierto tiempo que las válvulas funcionan correctamente
  • Revisa que las válvulas no estén tapadas
  • Revisa que la goma no esté agrietada y que la tapa cierre bien
  • Nunca debes llenar la olla a presión con alimentos y líquidos más arriba de los dos tercios de su capacidad pues hay que dejar espacio para la ebullición del líquido, la espuma que se produce y la expansión de los alimentos
  • Si vamos a cocinar legumbres o arroces debemos llenar la olla solo a la mitad
  • Baja el fuego cuando aumente la presión. Cuando la válvula gire y suene un silbato o cuando alcance tres anillos (en los modelos nuevos) es importante que bajes el nivel de calor. Las válvulas dejan escapar la presión para que la olla no explote, pero cuando se alcanza la presión máxima si no bajas el fuego lo único que haces es gastar energía
  • No dejes nunca la olla desatendida
  • Una vez que ha terminado la cocción, debes dejar enfriar la olla entre 15 o 30 minutos hasta que pierda un poco de calor.
  • Abrela despacio y evita ponerla en el chorro de agua fria
  • Procura cambiar con regularidad las gomas de las tapas
  • No utilices productos de limpieza agresivos con la olla exprés
  • Mantenla alejada del alcance de los niños
  • Si la olla de presión es nueva pon a cocer dos vasos de leche y luego lávala

Las ollas a presión son seguras, sólo hay que tratarlas con cuidado y cariño.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...