Germinados, todo lo que debes saber sobre ellos

Si te gustan los germinados este artículo te puede interesar

green-bean-bud-164652_1280

Los germinados son alimentos vivos por eso su valor nutricional permanece intacto hasta que se comen.

Hoy en día en los supermercados podemos encontrar los germinados en varias presentaciones: frescos en el frigorífico, congelados y en conserva, pero los germinados también podemos hacerlos en casa con semillas de garbanzos, lentejas, alfalfa, girasol, maíz o sésamo pero hay que tener cuidado con la proliferación de bacterias.

Los germinados pueden comerse enteros incluyendo las raíces y las hojas. Es mejor consumirlos crudos porque la cocción destruye gran parte de sus nutrientes. La forma más habitual de consumirlos es en ensalada, en salteados o en tortilla.

La germinación es el conjunto de cambios que se producen en la semilla, que está compuesta por el germen  o embrión y una reserva nutritiva que es la encargada de alimentarlo para que pueda convertirse en una nueva planta. La reserva nutritiva está formada por carbohidratos, proteínas, vitaminas y sales minerales.

Propiedades nutricionales

  • Los germinados ayudan en la eliminación de residuos  almacenados en los tejidos o en la sangre
  • Los germinados son antioxidantes y combaten la acción de los radicales libres
  • Los germinados facilitan la digestión y ayudan a desinflamar el sistema digestivo
  • Los germinados rebajan los niveles de colesterol
  • Los germinados ayudan a conservar la elasticidad de las arterias
  • Los germinados alivian el estreñimiento y fortalecen la flora intestinal
  • Los germinados favorecen el metabolismo
  • Los germinados están recomendados en casos de anemia
  • Los germinados especialmente las legumbres proporcionan al organismo proteínas completas que se transforman en los ocho aminoácidos esenciales

Cómo hacer germinados en casa

Podemos hacer nuestros propios germinados en casa de una forma muy sencilla, tan solo vamos a necesitar semillas de cereales, granos de legumbres o semillas de hortalizas, un tarro de cristal, un paño de tela que transpire para tapar el bote y paciencia para esperar a que germinen.

Una de las semillas que más se utilizan para hacer germinados son las lentejas. Para elaborar germinados de lentejas debes seguir estos pasos:

  • Lava bien los granos de lentejas antes de ponerlos en remojo
  • Ponlas en remojo en un bol con agua fría por lo menos durante 12 horas
  • Una vez pasado este tiempo lávalas y colócalas en un frasco de cristal  y pon un paño a modo de tapa
  • Mantén el bote en un lugar cálido y espera tres o cinco días para ver el resultado
  • Cuando los germinados estén listos pon el bote en un lugar donde reciba la luz del sol para que los brotes activen la clorofila y se pongan verdes
  • Para conservarlos mételos en un recipiente herméticamente cerrado en la nevera con un paño de algodón en la base para que absorba la humedad.

¡Buen provecho!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...