Los trucos para hacer hummus del bueno

¿Te gustan las comidas exóticas? Entonces creo que te gustará saber cómo se prepara el hummus original, así como reconocer algunas mezclas más modernas que potencian su sabor.

hummus

Hay un anuncio muy conocido en la TV que habla de la generación que se saltó las legumbres. Lo cierto es que este tipo de productos dejaron de consumirse como antaño por los jóvenes que siempre andaban con el tiempo justo y simplificaban las recetas en la cocina. Sin embargo, prescindir de las legumbres no es lo más adecuado, ni está recomendado en la dieta más saludable que se conoce: la mediterránea. Y para las que solo se animan cuando algo se convierte en tendencia, hoy queremos hablarte de la propuesta más sensacionalista: el hummus.

El hummus, aunque se comercializa ya preparado en cientos de supermercados, es un alimento que puedes hacer fácilmente en casa. Bastará con hacerte con unos garbanzos de buena calidad y tener a mano una batidora y un poco de tiempo. Lo demás son añadidos que no aportan gran cosa a la mezcla y que, preparándolo en casa, conseguirás una mejor calidad de los nutrientes renunciando a conservantes, colorantes y otras sustancias que no aportan nada positivo a tu salud. ¿Te animas con él?

Cómo preparar hummus en casa

Aunque sé que los vídeos pueden aclarar muchas cosas, hasta ahora no había dado con el más adecuado para hablar del tema de la preparación del hummus. Sin embargo, en este caso creo que te gustará darle Play en el siguiente, porque verás muchos de esos trucos que quizás se te han escapado hasta ahora sobre esta comida tan exótica. En realidad, si sigues viéndolo, vas a descubrir también muchas otras opciones para hacer hummus con otro tipo de legumbres, e incluso verduras. Si eres un fan de esta especie de paté vegetal, te recomiendo que no te pierdas lo que hemos seleccionado para ti a continuación:

Los trucos para hacer el mejor hummus

  1. Cuidado con el agua: tanto el agua en exceso, como la falta de ella, pueden convertir una buena base para hummus en un desastre. Por eso te recomiendo que vayas paso a paso y no te precipites ni echando de más, ni echando de menos. Con un poco de práctica, seguro que lo acabas dominando todo sin tener que medir.
  2. Los garbanzos han de ser selectos: elegir unos garbanzos de baja calidad con la excusa de que vas a triturarlos es como elegir un mal vino para acompañarlo de una cena rápida. El resultado no mejorará, sino que ocurrirá con él justo lo contrario. Por eso, siempre que vayas a hacer este plato oriental, asegúrate de elegir unas legumbres adecuadas a lo que estás preparando.
  3. La limpieza es fundamental: si para apurar el proceso de elaboración del hummus te saltas la parte de eliminar las pieles que se desprenden, tu plato será de peor calidad. No en cuanto a nutrientes, que los mantendrá intactos, sino más bien con respecto a su presentación y en el gusto al paladar.

Cómo comer y presentar el hummus

Una de las mejores opciones para servir y comer el hummus es hacerlo acompañado de hortalizas y vegetales. Ten en cuenta que gran parte de los nutrientes que aportan los garbanzos hechos en este caso una especie de papilla son proteínas e hidratos de carbono. De hecho, tienen un alto contenido calórico, y por eso no es recomendable acompañarlos de otros alimentos que sean igualmente pesados. En mi caso, creo que un aperitivo como éste abrirá el apetito a cualquiera de mis invitados. Incluso a los que tienen un paladar más exquisito y a los que presumen de ser vegetarianos. ¿Se le puede pedir más a una única receta?

Otra alternativa para degustar el hummus es acompañarlo, como una especie de salsa espesa con otras proteínas animales. Por ejemplo con carnes blancas o con pescados suele ser bastante resultón. Además, conseguirás un plato adecuado para el invierno, para los días más fríos y, al mismo tiempo, estarás innovando en la presentación de alimentos muy clásicos en la cocina.

Si eres de las que continúas a dieta desde que volvimos de las Navidades, debes saber que, en cantidades justas, el hummus puede ser un buen acompañante para los aperitivos. De hecho, puedes comer tostas de pan integral, o de cereales como la cebada, acompañadas del hummus. Te saciarás y estarás ingiriendo nutrientes de la más alta calidad. Eso sí, hay que prestar atención al peso, porque por muy nutritivo que sea, el hummus contiene muchas calorías.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...