Qué hacer si se te estropea la nevera

Si por un casual se nos estropea el frigorífico, ello nos trae consigo un riesgo de deterioro de los alimentos que podemos tener dentro del congelador. El grado varía en función de aspectos como el volumen de productos guardados, el tiempo de avería y la capacidad del congelador.

A temperaturas bajo cero, la mayoría que causa enfermedades puede sobrevivir, pero no crece. A temperaturas de congelación -unos -18ºC-, los alimentos se mantienen durante largos periodos de tiempo. Cuando se interrumpen estas condiciones, aumenta el riesgo de contaminación de los productos.

El grado de afectación depende de aspectos como la cantidad de alimentos en el congelador: uno que esté lleno, si no se abre, puede mantener los alimentos en condiciones durante al menos un día; si por el contrario está medio lleno, este tiempo se reduce. También influye el tipo de alimentos.

En caso de que el congelador haya dejado de funcionar, hay que actuar siguiendo unas pautas. Agrupar los alimentos para mantener el frío durante más tiempo. No abrir la puerta ni siquiera para comprobar el estado de la comida. Si está previsto que la avería se solucione en menos de 24 horas, dejar la comida dentro y no abrir la puerta. Si se desconoce el tiempo que el alimento lleva descongelado, lo tiramos. Separar la carne de aves de corral, ya que si empiezan a descongelarse, los jugos pueden llegar a otros alimentos y contaminarse. Si el producto aún tiene cristales de hielo, puede volver a congelarse.

Cuando se restablece la electricidad o se soluciona el problema, el siguiente paso será recuperar al máximo el contenido. En la mayoría de los casos, si los alimentos comenzaron a descongelarse hace varias horas, deberán desecharse. Sin embargo, algunos resisten mejor la descongelación que otros, por lo que se tendrá que verificar su estado de forma individual.

Imagen | cuidatucuerpo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...