Regula tu apetito

A diferencia de lo que solemos pensar, comer y adelgazar no son conceptos incompatibles, sino complementarios. La clave está en diseñar unos menús saciantes que te ayuden a regular tu apetito.

El secreto  de una buena dieta están en que tiene que ser rica en fibra. Ésta consigue que la digestión sea más lenta. Por ello si tomas un bocadillo con pan integral te sentirás más saciada que con uno de plan blanco.

Evita los ataques de hambre. Para ello tiene que llevar una dieta que evite tengas que asaltar la nevera, ello se consigue haciendo cinco comidas al día. Así no tendrás bajadas y subidas de azúcar que te obliguen a comer a deshoras.

Las proteínas ralentizan la digestión y con ello también retrasan la aparición de nuevo de la sensación de hambre. Si cocinas con aceite de oliva, es rico en ácido oleico un ácido graso que ayuda a mantener al organismo saciado.

Tiene que ser una dieta baja en sal, ya que la sal abre el apetito. Los alimentos salados estimulan las papilas gustativas de la lengua y hacen que se despierte el apetito.

Imagen | blogdefarmacia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...