Tomate, todo un concentrado de salud

Si bien esta hortaliza ocupa un lugar destacado en la dieta mediterránea, el tomate tiene sus orígenes en los Andes peruanos y fue todo un acierto incluirlo nuestra alimentación.

Se ha demostrado que las personas que consumen gran cantidad de alimentos ricos en vitaminas E, C y A, tres nutrientes anti edad presentes en el tomate, reducen el riesgo de sufrir cataratas y de padecer enfermedades cardiovasculares.

Incluir tomates en la comida es garantía de una digestión más rápida. Debido a su alto nivel de acidez, esta hortaliza aumenta la segregación de jugos gástricos y estimula el tránsito intestinal. Sin embargo, conviene limitar su consumo en caso de estómago delicado y acidez gástrica.

Los tomates enlatados al natural contienen valores nutricionales muy similares a los frescos, salvo por su menor contenido en vitamina C. El problema que presentan los zumos y las salsas de origen industrial es su alto contenido en sodio, un dato a tener en cuenta en caso de hipertensión o retención de líquidos.

Si los conservas secos en aceite concentran un mayor contenido en carotenos y en vitamina E. Esta particularidad los convierte en un excelente protector de la piel y de las vías respiratorias.

Imagen | Viviendosanos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...