Shakira y Roger Waters unidos por los negocios

La famosa cantante colombiana Shakira junto a una serie de amigos músicos han comprado e invertido en una isla de Bahamas para reconvertir el turismo de lujo y realizar un espacio que combine arte y cultura pero sólo dedicado a gente de mucho poder adquisitivo. Estos otros personajes que acompañan a la colombiana son Alejandro Sanz o Miguel Bosé entre otros.

Si la compra se efectuó en el 2007, ¿por qué sale de nuevo la noticia? Imaginamos que porque la famosa cantante colombiana y su novio Gerard Piqué son noticia hagan lo que hagan. Esta pareja cae bien a muchos fans y cualquier noticia que tenga que ver con ellos, sale en primera página. Está claro que en un  momento de crisis mundial como el que estamos viviendo, decir que Shakira se ha gastado 12 millones de euros en una isla, pues claro, es noticia.

La popular cantante no está sola en esta nueva empresa.

Además, no lo hace sola. En esta nueva aventura le acompañan otros músicos destacados como Roger Waters (ex miembro del grupo Pink Floyd). Parece ser que esta ‘pareja musical’ ha decidido apostar por lo que parece ser un negocio seguro: dedicarse a las vacaciones de lujo. Pero eso no es todo. Para llevar a cabo este proyecto Shakira cuenta con más amigos músicos que han decidido acompañar a la cantante en esta faceta emprendedora: Alejandro Sanz y Miguel Bosé colaborarán en el proyecto. Otro de los socios destacables es el ex novio de la cantante, Antonio de La Rúa, que en el momento de la compra era su pareja, aunque no sabemos si seguirá metido o no en el negocio.

Lo más curioso del tema es la asociación de varios músicos para emprender un negocio que nada tiene que ver con la música, se ve detrás de ello una maniobra de inversión muy bien pensada y dirigida por y para gente de mucho dinero, que son los que gastan hoy en día. Otro personaje que está metido en esta inversión y también perteneciente al mundo de la música es el pianista Arturo Rubinstein, quien opina que lo que buscan con este proyecto es “reinventar” el turismo de élite de manera que se dé más importancia a la cultura y al arte en una “explosión de sentidos, evitando el típico turismo de actividades acuáticas o de lujosos campos de golf.

Así pues, comprar una isla en Bahamas, gastarse 16 millones de dólares y reconvertir el lugar en una zona hotelera de lujo, con mansiones y apartamentos de alto standing, actividades, spa, playas privadas, aeropuerto privado y con espacios para exponer obras de arte, es un lujo que solo unos pocos pueden acariciar. Ésta será una zona vacacional y paradisíaca destinada a gente de mucho poder adquisitivo que busca descansar sin necesidad de esconderse de cámaras o curiosos. La isla de la que hablamos está situada en Bahamas y se llama Bonds Cay. Tiene cinco playas, tres bahías y muchas cascadas. Su situación es a unos 200 kilómetros al este de Florida.

Foto por kindofadraag en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...