Aprende a decir no sin sentirte culpable

Seguro que a veces cuando te piden un favor, te cuesta trabajo decir que no. El siguiente artículo puede ayudarte a decir que no sin que te sientas culpable.

Consejos para ayudarte a decir no

En ocasiones es muy difícil decir que no a alguien, sobre todo cuando quien te pide el favor es un compañero del trabajo, un familiar cercano o un amigo. Pero, aunque te cueste creerlo, decir no te puede traer numerosos beneficios, sobre todo a nivel personal ya que al expresar tu negatividad reforzarás tu confianza, mejorarás tu autoestima y ganarás el respeto de los demás.

Mucha gente tiene serias dificultades para decir no porque se siente comprometida con las demás personas, especialmente con las que le han hecho algún favor a ella en el pasado. Sin embargo, debes entender que no tienes que hacer algo solo por el hecho de que puedas hacerlo y que estás en tu derecho de negarte a hacer determinado asunto o a rechazar una invitación.

Decir no nos ayuda a establecer nuestros límites personales y a que los demás conozcan perfectamente lo que estamos dispuestos a hacer. Las personas tímidas tiene mayor dificultad para establecer estos límites que las personas extrovertidas, pero decir que no afecta a una gran parte de la sociedad.

Motivos por los que no decimos no

Son varias las razones que nos impulsan a decir que sí en lugar de expresar nuestra negatividad por hacer algo. Los motivos principales son los siguientes:

  • Complacer: nos gusta agradar al otro aunque sabemos que están violando nuestros propios derechos.
  • Presión: porque sucumbimos a la presión que ejerce una persona o un grupo determinado.
  • Cobardía: por falta de valentía, muchas personas quieren decir que no y no pueden hacerlo.
  • Baja autoestima: pues normalmente las personas que no saben decir que no se sienten inferiores a los demás.
  • Rechazo: el miedo al rechazo nos impide decir que no.
  • Temor a las consecuencias: nos asustan las consecuencias de decir que no.
  • Experiencias negativas anteriores: puede ser que ya hayamos dicho que no previamente y estas experiencias hayan sido dolorosas.

Sentimientos de las personas que no saben decir no

Cuando dices que si a todo aunque realmente no sea eso lo que quieres hacer, estás creando una frustración dentro de ti misma que si no tomas conciencia de ella puede traerte problemas más grandes como:

  • Sentimientos de inferioridad: pues sentirás que no vales para nada.
  • Problemas con la gente que conoces: esto sucede cuando en realidad comiences a establecer límites.
  • Ansiosa o deprimida: es posible que experimentes estos sentimientos al decir que no.
  • Explosiones de ira: sentirás estas explosiones debido a la acumulación de malestar en tu interior.
  • Insatisfecha: pues nunca complacen lo que tú deseas.
  • Culpable: por no poder hacer valer tus deseos.
  • Abusada: los demás abusarán de ti porque saben que tú no protestarás.

Consejos para aprender a decir que no

Los siguientes consejos te ayudarán a decir que no. Léelos con atención y llévalos a la práctica la próxima vez que te pidan algo.

  • Equilibrio entre la pasividad y la agresividad: trata de encontrar un equilibrio entre la pasividad y la agresividad y acostúmbrate a decir no pero tratando de hacerlo sin ofender.
  • Utiliza la empatía: aprende a ser empático que no es igual que ser simpático. La empatía consiste en ponerse en el lugar del otro intentando comprender sus decisiones, es decir, hay una conexión entre las personas. La simpatía consiste en querer agradar al otro pero sin tomarse en cuenta uno mismo.
  • Reflexiona sobre tus límites: piensa que tu también tienes un límite y que no puedes con todo. No dejes que el decir que si acabe con tu propia vida para acabar viviendo la vida de los demás.
  • Mantente calmada: acostúmbrate a decir no de una manera calmada, sin agresividad.
  • Sin explicaciones: cuando digas no, di no y basta pues no estás obligada obligada a dar explicaciones.
  • Practica el no: si te cuesta trabajo decir que no, trata de hacerlo varias veces al día delante de un espejo.
  • Di no sin temor: pierde el miedo a decir no pues al final el miedo hará que pierdas tu autoestima y que te sientas vacía y sin ganas de nada.
  • Mira a los ojos: trata de decir no mirando a los ojos de la otra persona.
  • No gesticules mucho: procura mantener las manos y los brazos firmes pues si te mueves estarás trasmitiendo debilidad.
  • Deja a un lado tus complementos: no juegues con tus anillos, pendientes, collares…
  • Sin disculpas: no intentes disculparte demasiado, con un no puedo o no tengo tiempo bastará.
  • No rotundo: procura que el no sea cerrado sin dar opción a pensar otra cosa.
  • Solicita más tiempo: pide tiempo antes de comprometerte, puedes decir un “lo pensaré”.
  • No firme: si dices no, intenta ser firme y no cambies de idea al cabo de un rato.

Saber decir no sin tener sentimientos de culpa, ayuda a reafirmar tu autoestima. Cuando dices no le estás demostrando a los demás que tienes una personalidad fuerte y que no lograrán hacerte cambiar de idea por mucho que te halaguen. Aprende a decir no para que puedas decir si cuando la ocasión lo merezca.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...