Asume tu realidad

asume-tu-realidad

Hay veces que las cosas no nos salen como queremos, pero lo más importante es asumir lo que eres y tienes en vez de ir lamentándote por los rincones. Por ello intenta centrarte en la solución y no el resultado de tus esfuerzos. Si no quedan plazas libres en ese taller, por ejemplo, que querías ir, no te paralices ni maldigas tu mala suerte, invierte toda la energía en buscas otras alternativas.

Muchas veces nos resistimos y nos enfadamos con el mundo porque hay algo que no estamos aceptando. Si analizas qué es, que los cambios no llegan cuando más lo necesitas, que no tienes poderes para prever el futuro, que no puedes parar la lluvia con un chasquido de dedos, que no está en tu mano cambiar el mundo ni a las personas, dejarás de nadar a contracorriente.

Cuanto más tiempo vivimos presa de nuestras emociones negativas, más se instalan en nuestra mente. A veces, nuestra decepción está plenamente justificada, pero si nos quedamos encallados en el victimismo, la injusticia o la impotencia, sólo lograremos aumentar nuestro resentimiento. No eres responsable de lo que sucede a tú alrededor, pero sí de lo que sientes.

Hay que pensar que no todo está perdido. La decepción nos informa de que nuestras esperanzas no se han hecho realidad, pero nada dice sobre si se van o no a cumplir en el futuro. Así que no renuncies a tus sueños a la primera de cambio. La diferencia entre el pasado, el presente y el futuro es sólo una ilusión persistente, dijo Einstein.

Imagen | qualitynet

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...