El derecho a equivocarnos

Reconocer nuestros errores es la mejor manera de sentirnos más libres y, a la vez, aprender por lo tanto tenemos derecho a equivocarnos.

fallos

Si arrastramos una serie de culpas es como llevar una gran cadena perpetua, y es que la culpa nace de haber cedido al deseo y después nos llega esa especie de traición a uno mismo. Y claro tampoco podemos sentirnos siempre culpables de los errores pero si nos muestras el camino que no deseamos. Y es que cuando deseamos de verdad nada nos frena, nos saltamos los errores, lo ponemos todo a nuestro favor. Fallamos cuando queremos satisfacer los deseos de los demás.

Algunas equivocaciones desvelan nuestro lado más desconocido. Olvidos como puede ser una cita, lapsus mentales y muchos descuidos que muestran algo que se quiere ocultar. Este tipo de errores nos colocan en situaciones muy embarazosas. Aunque, por otro lado, nos están dando mucha información sobre nosotros mismos. Hablan de esos deseos más profundos de una persona, quizás no tenías ganas de ver a ese amigo y por eso olvidaste la cita.


Sin embargo nuestras raíces nos indican que le tenemos pánico a las equivocaciones. Los expertos consideran que vivimos en una sociedad que únicamente pone en el escaparate a los más listos, guapos y exitosos y por lo tanto no deben de equivocarse nunca. Se vende objetos e ideales. El problema es que esos ideales de éxito son tan reales como las mujeres perfectas gracias al retoque fotográfico. Se intenta compararse con esos ideales y ello conduce a la frustración, por ello no hay que compararse con las posibilidades de los demás. Y tomar decisiones propias forma parte del riesgo, y si arriesgas te puedes equivocar.

Claro que la falta del derecho a equivocarse nos viene desde niños. Sobre todo en esas infancias en las cuales se necesita de sentirse valorados, o se crece en familias muy exigentes o exitosas. También puede ser por familias que sobreprotegen mucho a sus hijos, y cuando viene un error, no saben como afrontarlo. El primer paso para darse el derecho a equivocarse es aceptar que todo el mundo falla. Implica asumir algo que parece obvio, no somos perfectos, aunque algunas personas piensen que si lo son. Tampoco se puede ser autoexigentes porque se priva, se enferma y estará falta de crecimiento.

Realmente que cometas un error no significa que no sepas o no valgas o todo lo hagas mal. Es el mejor modo de aprender de los errores pero dejando de lado el sentimiento de culpa, ya que para aprender hay que sumergirse en ellos.

Imagen | peribanyez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...