No desconectarse del trabajo en todo el día es perjudicial para la salud

Las personas que se mantienen de una u otra forma permanentemente conectadas al trabajo sufren un gran impacto negativo en su salud física y mental.

Trabajo sin freno

Si bien es cierto que hay trabajos que son sumamente demandantes, son las personas las que deben estar atentas al momento en el que es necesario cortar con las obligaciones y dedicar tiempo a otras cosas de la vida, ya que de otra forma se pueden correr serios riesgos para la salud, ya que los expertos indican que aquellos que no pueden desconectar y que de alguna forma se quedan pendientes por internet de su trabajo aumentan considerablemente su riesgo de sufrir de inestabilidad emocional.

Lo que sucede es que las personas comienzan a sentirse como rehenes de las obligaciones que ellos mismos se ponen en frente ante la incapacidad de limitar sus horas de atención al trabajo, poco a poco su labor o la empresa para la que trabajan van ocupando la mayoría de las horas del día, de forma directa o indirecta según confirma un estudio desarrollado por la Organización Internacional del Trabajo.

Cuando un esquema de trabajo de horarios comunes se transforma en un 24/7 en el que se trabajan las 24 horas del día los 7 días de la semana, no es de extrañar que algo vaya a salir mal, ya que los riesgos para la salud relacionados al estrés, la ansiedad y el deterioro emocional no se harán esperar por mucho tiempo.

La investigación ha sido denominada como “Pronóstico de expertos sobre los riesgos psicosociales emergentes relacionados con la salud y la seguridad en el trabajo” e indica gracias a una encuesta de Kelly Service aplicada en 30 países, que 5 de cada 10 personas empleadas considera que el incremento de su productividad y de sus ingresos se relaciona directamente a permanecer conectados al trabajo la mayor cantidad de horas posible, aunque eso sea un riesgo para su salud.

De las personas que se someten a un trabajo permanente del que prácticamente no puede escapar a lo largo de todo el día para dedicar tiempo a otras cosas se ven seriamente perjudicadas, sobre todo aquellas que trabajan en ventas, marketing, finanzas, educación, informática, seguridad, atención al público, contabilidad o justicia, que son los que mayores niveles de estrés presentan.

Ya sea por la insistencia de los jefes o la propia necesidad de generar más el problema se presenta cuando las personas comienzan poco a poco a emplear su tiempo libre en tareas que también tienen que ver con el trabajo, por lo que de buenas a primeras se quedan sin margen para otras cosas de la vida, algo que va desmejorando su nivel emocional, la calidad de sus relaciones y su desarrollo en otros aspectos de su existencia.

Fuente: Gestión
Foto: bark

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...