Consejos para comprar un sofá nuevo

Si necesitas un buen sofá debes seguir estos consejos

La cama y el sofá son los lugares donde más tiempo pasamos cuando estamos en casa, por eso a la hora de querer comprar un colchón o un sofá nuevo debemos tener en cuenta muchos aspectos, pues de ello va a depender nuestra comodidad.

A la hora de renovar el sofá debes tener en cuenta tus necesidades y las de tu familia, las medidas de tu salón, el precio, el color y por supuesto la comodidad.

Consejos para comprar un buen sofá

  • Medidas

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de comprar un sofá nuevo es la medida, pues no debe ser tan grande que ocupe todo el salón, ni tan pequeño que no cubra las necesidades de toda la familia.

Si tienes espacio suficiente, en vez de un sofá enorme, la mejor opción es la combinación de un sofá de 3 plazas y uno de 2 plazas porque asís puede conversar mejor con el resto de la familia o los invitados.

  • Calidad

Piensa que el sofá es un mueble que vas a utilizar todos los días durante al menos un par de horas por eso debes optar por la calidad para que no tengas que cambiarlo muy rápido.

Un sofá de calidad debe tener una apariencia robusta y cierto peso que le proporcione estabilidad. Puedes comprobarlo levantándolo por una esquina

El armazón interior debe ser de madera maciza pues se resentirá menos con el paso de los años. También puede ser de hierro, aluminio o acero, pero ten cuidado con los de hierro pues con el tiempo tienden a oxidarse.

Los bastidores, que son la superficie en la que se apoyan los asientos suelen ser de cincha elástica entrecruzada, tensada y grapada al armazón.

El relleno de los asientos suele ser de espuma de poliuretano o de una combinación de fibras pero los más duraderos son de espuma de poliuretano. Para comprobar su calidad debes sentarse en él y al levantarte mirar lo que tarda en recuperar su forma, cuanto más tarde mejor será su calidad.

  • Tapicería

Los sofás se tapizan con tejidos muy diversos, pero lo mejor es optar por un tejido resistente al desgaste. El nylon y el poliéster son muy resistentes, no destiñen, pueden tratarse con productos anti-manchas e incluso lavarse con detergentes.El poliuretano y el PVC son tejidos a tener en cuenta en casas donde hay niños pequeños.

  • Color

En cuanto al color, todo es cuestión de gustos, pero debes tener en cuenta que el sofá debe aguantar una renovación del color del salón. Los sofás estampados llegan a cansar en seguida y no se adaptan a todos los estilos de decoración. Los sofás de colores vivos aunque no limitan la decoración también pueden llegar a cansar rápidamente. Es mejor optar por los colores neutros como el blanco, el beis, el gris, el negro, el marrón, el arena… y si te gustan los estampados pueden ponerlos en los cojines que serán más fáciles de cambiar cuando te canses de ellos. Debes tener en cuenta que los colores claros no son muy buena opción si en casa hay niños y los colores oscuros tampoco son muy recomendables si hay mascotas en casa. Pero si tienes niños y mascotas lo mejor es que optes por una funda protectora.

  • Comodidad

Para comprobar si un sofá es cómodo, no hay más opción que probarlo. Debes sentarte en todas sus plazas pues puede estar muy bien en los lados y hundirse en el centro. Comprueba que los reposabrazos están a la altura correcta. Prueba a tumbarte y comprueba que tu cuerpo está cómodo.

La profundidad del sofá también es importante. Si quieres saber la que más te conviene busca una silla o un sofá que te sea cómodo y siéntate tomando la medida desde la parte interior de la rodilla hasta la parte donde tu espalda se encuentra con el respaldo, está debe ser la profundidad que debe tener el sofá para que te resulte cómodo. Si hay varios miembros en la familia se debe buscar una medida que pueda agradar a todos.

La profundidad del asiento más recomendada suele ser de 65 a 75 centímetros y la altura del respaldo debe ser de 80 o 90 centímetros.

  • Dureza

La dureza al igual que el color es una cuestión de gustos, pero siempre hay que buscar un término medio, es decir el sofá no debe ser ni demasiado duro que resulte incómodo ni demasiado blando con que te hundas.

  • Fundas

Las fundas de sofá son una buena opción cuando son muchos los miembros de la familia y también si hay niños o mascotas en casa.

Recuerda que el sofá es lo más importante en el salón  por eso debes elegir perfectamente su forma, su tamaño y su color, pero debes tener en cuenta que debes dejar espacio para ti y para los demás muebles del salón.

El sofá perfecto no existe, solo existe el sofá que mejor se adapte a ti

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...