Cuidados con la ropa del hogar

La ropa del hogar bien ordenada  y a punto para poner es una sensación placentera al igual que cualquier otra prenda de vestir. Por ello hay que cuidar hasta el máximo detalle.

La ropa de cama por ejemplo, la funda del colchón hay que evitar se instalen los ácaros, para ello, pasa el aspirador con frecuencia, lávala y dos veces al año rocíala con un producto acaricida que se extiende y luego se aspira.


Por otro lado para el cuidado de las sábanas lo mejor es un cajón oscuro y seco, nunca las guardes en plástico y si quieres, lo puedes hacer en papel grueso aunque no es necesario, al no ser sean sábanas que no tengas al uso diario. Para que tengan un agradable olor, coloca bolsitas llenas de espliego, romero o cortezas de olor.

Para que las toallas queden mullidas es mejor secarlas en la secadora con un programa antiarrugas, así quedarán suaves y mullidas. Si no tienes secadora, lávalas con detergente para prendas delicadas y luego cuélgalas en posición vertical. Una vez secas péinalas con la mano en ambos sentidos.

En cuanto a los paños de cocina pueden ser una fuente de bacterias al estar en contacto con muchos alimentos. Como prevención, separa los que utilices con carnes crudas. No los uses más de 24 horas y lávalos en agua muy caliente y con un desinfectante como lejía.

Los almohadones son muy decorativos, pero hay que revisarlos con frecuencia porque con el uso se descosen y pierden el relleno. Lo mejor es elegirlos con funda, para poder quitarla y lavar en la lavadora, con un programa suave y con agua fría y sin centrifugar para que encojan.

Las mantelerías hay que saber guardarlas para que no se arruguen, para ello es mejor enrollarlas en un cilindro de cartón grande, así no se marcarán las dobleces y al extenderlos estarán impecables.

Imagen | Zarahome

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...