Alcanza mayor placer utilizando lubricantes sexuales

Si bien los preservativos suelen estar lubricados, una ayuda extra no viene nada mal para disfrutar aún más las relaciones sexuales. Es por ello que recomendamos el uso de lubricantes sexuales, y aquí te explicamos qué tipos tienes y cuáles te servirán más.

Usar lubricantes en tus relaciones sexuales puede incrementar tus niveles de satisfacción mientras reduces también las molestias por la fricción, tanto para el hombre como para la mujer. El cuerpo humano produce una cantidad determinada de lubricación durante la estimulación sexual pero usando un poco más, el placer puede ser mayor.

Si bien algunos preservativos tienen lubricante, utilizar uno "extra" no es mala idea

Un estudio científico demostró que las parejas que usaban lubricante presentaban menores síntomas de molestias en sus genitales como pueden ser escozor o dolor, y que disfrutaban más durante el coito. Por otro lado, parejas que deseen practicar el sexo anal podrán utilizar una mayor dosis de lubricante ya que el ano por sí solo no segrega ningún tipo de lubricación derivada de la excitación.

Para las mujeres que estén en la menopausia y que sientan que la vagina ya no crea la suficiente lubricación, sentirán que la penetración resulta más difícil. Por ello, el lubricante es muy aconsejable en estos casos para facilitar el coito.

Tipos de lubricantes.
¿Cuántas veces hemos escuchado o pensado en utilizar o incluso utilizado vaselina? Es un grave error, pues olvidamos que todo se mueve por química y que la vaselina es un lubricante de base mineral-oleosa, esto es, derivada del petróleo, y que como efecto daña y deja inútil al preservativo. Por ese motivo, lo mejor es utilizar los hidrosolubles.

En el mercado existen una variedad de lubricantes naturales que cumplen perfectamente con los requisitos sexuales para reducir el dolor al máximo. También se pueden encontrar lubricantes hechos a base de agua, aceite o silicona. Los que están hechos a base de agua se consideran más suaves que los de silicona o aceite, estos últimos resultan más pringosos. El mucus y la piel absorben fácilmente estos lubricantes sexuales.

Para usar con preservativos son recomendables los lubricantes a base de agua. Hay que tener en cuenta, en estos casos, que tienden a secarse al tiempo que los utilizamos, pero con agua o saliva es sencillo volver a reactivarlos y así poder continuar utilizándolos sin necesidad de emplear mayor cantidad.

En el caso de los lubricantes minerales-oleosos, muchas personas cometen otro error pero esta vez, muy grave, que es utilizar aceite para bebés. Esta práctica daña el organismo, pues no lo puede asimilar como debería, y suele provocar desbalances en el PH, lo que ocasiona una sobreexposición a las infecciones.

Fuente: mysexualhealth
Imagen: dr_pablogonzalez en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...