Claros y oscuros del turismo sexual

Los viajes a países exóticos para practicar sexo pueden resultar muy excitantes para quienes quieren relacionarse con personas de otras etnias. El clima puede ser un factor desencadenante de la excitación sexual. En cualquier caso, hay que tener cuidado con los límites legales, a pesar de las legislaciones menos restrictivas de los destinos típicos del turismo sexual.

Quizás últimamente no se oye hablar tanto de este tema, pero hace unos años, en plena bonanza económica, muchos fueron los que practicaron el denominado “turismo sexual”. Los viajes a tierras exóticas eran más accesibles y las vacaciones en Tailandia u otros países de Asia o América del Sur eran muy comunes. Ahora, quien lo desee, puede seguir practicándolo porque hay vuelos low cost a algunos de estos destinos.

El calor de las zonas tropicales puede contribuir a aumentar la excitación sexual

La cuestión es si este tipo de viajes son recomendables. Existen muchas razones para viajar por el mundo o para contratar vuelos a Colombia, por ejemplo, pero habría que ver si viajar para practicar sexo vale la pena. El turismo sexual se ha caracterizado siempre por las grandes posibilidades de disfrutar del sexo que ofrece a quienes lo practican. Teóricamente, los países en los que se realizan estos viajes tienen una legislación más laxa en cuestiones relacionadas con la prostitución y una mayor impunidad ante el delito. Este marco es propicio para que los intercambios sexuales sean menos conflictivos que en países europeos o en Estados Unidos. Además, viajando a estos países, que suelen ser más pobres que los de origen, se consiguen precios más bajos y al estar en lugares remotos, la privacidad aumenta considerablemente: los turistas sexuales no tienen que preocuparse por ser vistos en las zonas clave para la prostitución, por ejemplo. Eso sí, no habría que decirle a mucha gente que nos vamos solos de viaje a Colombia, si no es por negocios, porque la gente podría empezar a sospechar.

De hecho, Colombia se ha apuntado recientemente al carro de destinos del turismo sexual y ya empieza a dar pasos para evitar que se le identifique de esta manera. En la zona de Centro América son sobre todo importantes los países caribeños, Cuba o República Dominicana en temas de sexo-turismo. Visto desde la perspectiva de quiens viven en esos países, pensar que los turistas sólo viajan allí para tener sexo es algo que no debe ser muy agradable.

A todas estas cuestiones legales y prácticas, que parecen un poco frías, hay que añadir otros puntos de vista que quizás justifican el turismo sexual. Por un lado, puede ocurrir que el clima tropical, mucho más cálido y húmedo, propicie una mayor excitación sexual, desatando la libido de los turistas sexuales y haciendo que se disfrute mucho más del sexo. Éste no solo se practica con prostitutas o gigolós, sino que también se puede conseguir “ligar” con mujeres u hombres que buscan compañeros o compañeras del extranjero. Por otro lado, el simple hecho de tener encuentros sexuales con personas de otras etnias puede ser suficiente aliciente para realizar estos viajes y pasarlo bien durante unos días.

Foto | fabiantheblind en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...