Cosas diarias que te hacen perder las ganas de hacerlo

Vivimos en un mundo en el que parece que todo se va a acabar mañana y precisamente por ello nos encontramos con que a veces nos faltan las ganas precisamente por mucho de ese estrés diario acumulado

estrés

De seguro que alguna vez te ha ocurrido que un buen día, dejas de tener ganas de sexo. Y tu, que eras de esas que a todas horas le apetecía, o que requería de nada para encenderse en la cama, no te explicas qué es lo que ha ocurrido. Sin embargo, este problema no es algo aislado, sino más bien todo lo contrario, y aunque las causas son muchas, y todo depende de cada cuál y de su relación de pareja, en realidad en la mayoría de los casos, no hace falta mirar al interior de ella, sino hacia afuera para entender porqué ya no queremos hacerlo como antes, porque son precisamente muchas las cosas diarias que te pueden hacer perder las ganas de hacerlo.

Lo cierto es que nuestro ritmo de vida se ha acelerado, vivimos el día a día como si no hubiera mañana, y la realidad económica no ha hecho sino empeorar las cosas en el sentido del estrés que sufrimos. Y todo ello nos pasa, temprano o tarde la factura, de tal forma que al final nos encontramos con que la cama nos parece más una obligación que algo con lo que desconectar y sentirnos más cerca de nuestra pareja. Y a continuación echamos un vistazo a algunas de las más comunes, apuntando además a que intentes relajarte y olvidarte de ellas para lograr que el deseo, de haberse perdido por ello, vuelva por sí solo.

Cosas diarias que te hacen perder las ganas de hacerlo

Las finanzas: como apuntábamos al inicio del post, la crisis ha hecho mucho daño a las parejas, y en varios casos eso de llevarnos los números en la cabeza a la hora de dormir es lo que hace que digas bye bye al sexo.

Internet: aunque no lo parezca, porque son muchos los que buscan pareja en la red, en realidad precisamente internet ha hecho que muchas parejas pierdan el interés por el sexo. Redes sociales, chats y juegos online hacen que dependamos del ordenador o del móvil y le dediquemos mucho tiempo, olvidando al sexo o poniéndolo como una prioridad menor.

Trabajo: el estrés en el trabajo es otra de las causas de que perdamos el deseo de tener una vida sexualmente activa. Precisamente ello hace que sea casi imposible concentrarse a la hora de irse para cama. ¿Un consejo? Deja las preocupaciones del empleo en la oficina, y procura que no te creen más problemas en casa de los que ya te dan en ese ámbito de tu vida.

Imagen: FashionbyHe

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...