Desnudos de mujer: el arte, la magia y el misterio

La relación de la mujer con su cuerpo, cuando esta relación va más allá de la moda, la profesión de modelo, el dinero por las fotos, o el narcisismo por contemplarse a sí misma, utilizado como instrumento para la expresión artística.

La mujer sin disfraz, sin caretas, sin ropas, sin ocultamientos, con su desnudez física, íntima. ¿Por qué y para qué se hace un desnudo?¿Qué es un desnudo? ¿Cuáles son los sentimientos de la mujer que se muestra? ¿Qué necesidad tiene la mujer de mostrar su cuerpo? Una posible respuesta: el alivio que encuentra en su propia naturaleza, pues mostrarse libera, apacigua tensiones, permite hallar un equilibrio, alcanzar cierta tranquilidad y algo de paz interior que se erigen como otra libertad más. No siempre es un mostrarse para amarse en forma narcisista, sino para descubrirse a sí misma, para indagarse, para verse desde afuera, desde otro lugar, desde el lugar de otro. Para buscar respuestas, para formularse preguntas. La naturaleza de la mujer es de por sí sensible. El desnudo nos ubica en un espacio situado entre el mundo interno y el externo. Allí se descubren la paz y el amor, la armonía.

Se trata de conocer/se la naturaleza femenina, y esto es ya una aventura, una proeza, una capacidad, una habilidad o una grandeza, un desafío? Entrar en resonancia con las expresiones armónicas y con las no tanto. Intentar un encuentro de las esencias.

El arte es lenguaje, producto de la sublimación, la mayoría de las veces con categorías simbólicas y con diferentes procesos psíquicos, entre ellos el más importante es la identificación proyectiva, que nos hace entender la creación artística desde el mundo interno, el cual, al crear, comunica a través de ese lenguaje sus fantasías y ansiedades. Sin embargo, siempre ha existido “el enigma de la creación”.

La creatividad surge en un proceso intermedio entre el consciente y el inconsciente, lo lógico e ilógico. Así es como aparece el arte en cualquiera de sus dimensiones, y más en los últimos cien años en que se descorrió el velo de la consciencia para llegar a la dimensión inconsciente.

Las fantasías inconscientes están presentes en las obras de los artistas, también la reparación, la recuperación, y hasta cierto punto, la detención del tiempo de los que se convirtieron en inmortales en la historia. El ser humano trata de buscar la inmortalidad a través de los tiempos, pero lo único que consigue es una ilusión de la misma.

Pero los artistas también buscan expresarse, denunciar, ser voceros de muchos que no encuentran el cómo. Eso que ellos hacen tan bien.

El interés y la fascinación por el cuerpo humano han dado lugar a múltiples expresiones artísticas. El significado de muchas esculturas femeninas desnudas no tiene que ver con la sexualidad o la belleza, sino que han sido símbolo de la fertilidad. Pero ¿cómo se manifiesta la mujer hoy?

Regina José Galindo: una artista diferente

Nacida en Guatemala, utilizando un particular mecanismo de expresión, recurre permanentemente a su cuerpo como medio. Es una artista de performance, actividad por la cual se realizan acciones, normalmente en lugares públicos, para crear metáforas en movimiento.

El cuerpo como principal herramienta de trabajo, es expuesto. En toda su integridad. Sólo, indefenso, con toda su vulnerabilidad.

Las performances suelen registrarse con videos o fotografías. Uno de los que más se comentó, fue Himenoplastía (con que ganó la Bienal de Venecia). Ella se regeneró el himen, y filmó la operación. “Se anuncia en los periódicos ‘vuelva a ser virgen’… una doble moral no sólo de las mujeres, sino de los hombres y de toda la sociedad”, dice.

Pero ¿se trata del arte por el arte? ¿Hay en su propuesta un cuestionamiento o una crítica a la sociedad? Y ella responde, sin dudar, “en mi caso sí, yo hago casi siempre arte de denuncia”

¿Por qué tanto escándalo por una mujer azotándose como metáfora de las mujeres asesinadas? Fue en Venecia, también, donde hizo construir un pequeño cubículo blanco, completamente cerrado con bocinas que amplificaban el sonido. La obra se llamó Golpes, Regina se introdujo en el pequeño recinto, sin ropa, y dentro de él se flageló 279 veces que era la cantidad de mujeres asesinadas ese año en Guatemala. Los espectadores, presenciaban aquel performance sonoro, donde sólo alcanzaban a ver el cajón, y escuchaban los gemidos y los golpes.

“Definí cuál es mi trabajo e intento hacerlo bien. No tendría mucho sentido hacer algo ya hecho. Lo tomo como una investigación personal, tengo inquietudes y quiero respuestas”, explica.

Exponer el cuerpo al dolor, o sin ir tan lejos, a la mirada sobre su cuerpo desnudo requiere control, “yo soy muy crítica conmigo misma. Cuando me preguntan cómo me fue en una acción, siempre digo: fue una mierda. Debe ser parte del desgaste de hacer una acción, y que las reacciones no son inmediatas”. Pero continúa haciéndolo y dice “es un poco depresivo porque te das cuenta que no cambia nada, pero es lo que decidí hacer y lo voy a seguir haciendo. Aunque tengo la certeza de que el arte no cambia el mundo”. Pero a pesar de esas depresiones, de esa certeza de que su voz puede evaporarse cuando acaban sus acciones callejeras, sigue experimentando.

Porque es muy diferente cuando se escribe un libro, cuando se hace cine, cuando se expone una pieza en una galería. Ella expone su cuerpo a un momento fugaz y en este sentido, dice, “existe una reacción emocional, una corriente de energía que traspasa al otro, que conmueve, molesta o da rabia. Algo siente ese espectador, tal vez sea por cinco minutos, luego se irá a casa y lo olvidará. Eso es un poco frustrante. Pero luego yo, al mes ya estoy haciendo otra cosa”.

“La desnudez se manifiesta como un cuerpo presente en su verdad mas obvia. El cuerpo no es nunca el cuerpo de la naturaleza sino el cuerpo de la cultura y de la historia del sujeto. La desnudez la verdadera solo puede ser secundaria, elaborada, construida. Al igual que la sinceridad, la transparencia, no es fruto de la imagen sino de la mirada”

F. Nietzche

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...