¿Existe el matrimonio perfecto?

Los matrimonios perfectos no existen. De hecho, encontrar el equilibrio adecuado dentro de la pareja es de las tareas más difíciles que existen. Si te encuentras en una crisis matrimonial lo que debes hacer es reflexionar sobre el estado de tus sentimientos. Causas como el trabajo, el estrés, los hijos, las amistades o una diferente concepción de la vida pueden ser fatales para tu relación.

¿Crees que la dicha durará para siempre?

¿Nunca has pensado en lo divinas y enamorados que parecen aquellas parejas famosas que vemos en revistas o programas de televisión? Siempre con la sonrisa, el pelo y la piel perfectas, siempre con las palabras justas y los nervios calmados. Sin rastro de ojeras o de preocupaciones. Puede que te preguntes por qué no puedes tú ser como ellos, vivir el amor de manera pasional y perfecta, sin las complicaciones del día a día. Tenemos ejemplos asquerosamente perfectos, como el elegante matrimonio Obama o la ya consolidada relación entre Demi Moore y Ashton Kutcher. Sin embargo, no te dejes engañar por las apariencias, puesto que solo responden a una vida pública y no a la realidad cotidiana que todos sufrimos. Sí, incluso los Obama.

La propia Michelle Obama reconocía en una entrevista concedida a una revista que el matrimonio es difícil y que nadie te avisa antes de casarte. El exceso de trabajo, los problemas económicos, opiniones distintas, intereses profesionales alejados, modos de vida diferentes o cuestiones peliagudas como los hijos o las amistades pueden hacer que la tranquilidad de una pareja bascule hacia las complicaciones o el tedio. Y si no, mira lo que les ha pasado a famosos tan supuestamente perfectos como Angelina Jolie y Brad Pitt. Los rumores de infidelidad por parte de él, y la falta de intimidad que suponen seis hijos, no harían sino ir en contra de la felicidad del matrimonio. Lo mismo les ha pasado a los Beckham. Victoria y David se ven obligados a mantener una relación a distancia debido a los compromisos profesionales del futbolista. Y eso sin contar con los dramas de infidelidades pasadas.

El matrimonio, o la unión de hecho, es un pacto constante con el otro. Debes hacerte de respetar al tiempo que respetar al otro, un equilibrio un tanto complejo que algunas veces se inclina hacia una parte y en ocasiones, hacia la otra. El diálogo constante y la negociación son siempre una buena pauta, así como el hecho de establecer unas normas de convivencia esenciales para ambos. Sin embargo, cuando estás enamorado (suponemos) y quieres que lo tuyo marche, se debe ser flexible y tener la capacidad de adaptarse a nuevas situaciones. Los rumores incesantes de crisis siempre han acechado a la pareja formada por Tom Cruise y Katie Holmes, que sin embargo se esfuerzan continuamente por manifestar públicamente una actitud forzada de perfección y felicidad. Si este es tu caso, lo mejor es que te quites la venda de los ojos y comiences a ver la realidad. Lo contrario, no es sano y te hará sufrir.

La imagen pública de los famosos no se corresponde con su vida privada

Los problemas no se solucionan simplemente olvidándote de que existen. Lo mejor es hacerles frente y tratar de encontrar una solución, por tí y por tu pareja. Los matrimonios pasan por distintas fases, es posible que te encuentres en medio de un momento difícil y que debas tomar decisiones importantes. Lo primero es que reflexiones detenidamente sobre el estado de tus sentimientos y sobre lo que te hace sentir mal. Si concluyes que quieres a tu pareja, encontrad una fórmula de convivencia o simplemente avivad la llama dejando de lado obligaciones o rutinas. Si, por el contrario, ves que el fuego se ha extinguido, no te esfuerces en disimular a los ojos de los demás. Piensa que un matrimonio no siempre dura para toda la vida.

Wedding Day por Stevie Withers en Flickr

Angelina Jolie y Brad Pitt por Efloch en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...