El tamaño importa, pero mucho más en el caso de la vagina

Toda una vida diciendo que el tamaño importa y tras demostrar en muchas ocasiones que no es del todo cierto, en realidad nos encontramos ahora con que sí importa, pero el nuestro, el de la vagina

vagina

Parece que a las mujeres se nos ha dado la vuelta el clásico mito con respecto al sexo masculino. Es más, si pensábamos que aquello de que el tamaño importa en el caso de ellos, era una exageración del género masculino que siempre que pueden ponen en competición con el resto de sus amigos, la verdad es que nos encontramos con que ahora numerosos sexólogos afirman que el tamaño, y la consistencia importan, pero no tanto en su miembro viril, sino en nuestra vagina. ¿Te has quedado a cuadros? Pues no te preocupes, que enseguida te explicamos un poco más de este tema, que cuanto menos es bastante curioso a la hora de entender que hay que cambiar un pensamiento social casi desde cero y darle la vuelta.

Expertos del mundo del sexo, y estudios realizados por Masters y Johnson han demostrado que en realidad, el tamaño de la vagina de la mujer no difiere demasiado entre unas y otras, y que se encuentra entre los valores estándares de entre 6 y 8 centímetros en estado normal y entre 10 y 11,5 centímetros cuando se pasa a un estado de excitación. Vamos, que entre que es un órgano interno, que el desconocimiento y el pudor de muchas féminas hace que se conozcan a sí misma y a la vagina poco, y que además difiere mucho menos que el suyo en cuanto a tamaño hace que no se le haya dado importancia a algo que la tiene.

Pese a que una vagina muy grande puede no dar el máximo placer a un hombre, si que es verdad que una vagina grande con los músculos firmes es el mejor aliado para que tanto ella como él sientan lo máximo al hacer el amor. De hecho, más que una cuestión de tamaño, el placer sexual depende en muchos casos de los músculos vaginales, los cuales muchas mujeres pueden contraer a su antojo, demostrando que son fuertes y capaces de someterse a su voluntad. Precisamente contraer la vagina durante el coito produce que ella note más la penetración y por lo tanto el placer sea más intenso, y que en él, se acentúe la sensación de roce con la vagina, lo que hace que las emociones y la excitación crezcan de forma importante. Por lo tanto, ya sabes, a practicar con la vagina para hacer que se convierta en un músculo fuerte, para que ambos disfrutéis. ¿Un secreto? El mejor ejercicio para esto es el sexo.

Imagen: @bastique

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...