¿Es la primavera la estación del sexo?

La primavera es la estación en la que todos empezamos a quitarnos la ropa. El sol empieza a brilar y la gentes a la calle. Es de lo más normal que los encuentros sexuales se hagan más frecuentes y que la gente tenga ganas de contacto físico. Pero, además, hay razones científicas que promueven el deseo

La primavera es la estación de los sentidos

Después del gran letargo que supone el invierno, es de agradecer que ya estemos recuperando temperaturas un poco más moderadas. El sol empieza a asomar por entre las nubes. Y en las macetas de casa, gracias a Dios, brotan las primeras flores. Nosotros también revivimos, empezamos a disfrutar de la vitamina C, vamos guardando en los cajones las antiestéticas medias de lana, las engorrosas bufandas y los pesados anoraks. Es tiempo de empezar a disfrutar de la primavera. Pero ¿qué más conlleva esta estación? ¿Es verdad que revoluciona nuestros sentidos? Hay quien dice que, en primavera, la líbido se dispara. Vamos a intentar dislucidar que hay de cierto en todo esto.

Antes de nada, un hecho constatable. En primavera empezamos a quitarnos ropa y, en ocasiones, demasiada de golpe. Imagínate, tras unos largos meses de frío, las féminas empiezan a dejar ver sus piernas, sus brazos y sus cuellos… los hombres saben cómo culminará esta operación, ya están pensando en el bikini. Pero este paso intermedio en el que no se muestra nada pero todo se sugiere, es de lo más alentador para una sexualidad dormida después del invierno. Los chicos también empiezan a optar por las americanas o las camisetas de manga corta, mucho más sugerentes para la vista. En conclusión, podemos afirmar que en primavera la gente está más contenta, reina un tiempo perfecto y todo ello anima a salir y relacionarse. Un buen empujón hacia las relaciones sexuales, evidentemente.

La primavera es un regalo para los sentidos. La exposición del cuerpo a los olores de las flores, al sol, a una brisa cálida… puede hacer que nuestras sensaciones empiecen a funcionar a mil revoluciones. Según aseguran los expertos, las temperaturas elevadas no hacen sino propiciar la segregación de hormonas, entre ellas la melatonina y las feromonas, que son dos de las hormonas decisivas para la atracción sexual. Estos razonamientos pseudo-científicos no pueden ser para nada concluyentes, pero tampoco podemos negar una cierta influencia climática.


Todo el mundo parece florecer en primavera

En definitiva, está claro que el ambiente que se genera durante la primavera es de lo más festivo, todos salimos más, los parques y las terrazas de los bares se llenan. Es normal que la gente se relacione y esté feliz, y que eso se traduzca en el comportamiento sexual. Además de las hormonas, creemos que hay muchos más elementos que son decisivos para que la atracción sexual se produzca, sobretodo tendiendo en cuenta que la sexualidad es también una cuestión de sugestión. Desde aquí esperamos que disfrutes de la primavera lo máximo posible.

Chica en el campo amarillo por Jesus en Picasa

Flor por Raïssa Bandou en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...