‘Gang Gang': Sexo y religión sobre las tablas

Mezclar sexo y religión puede generar más de un problema, y si además lo haces de manera pública, ten por seguro de que te lloverán las críticas por doquier… al mismo tiempo, un sinfín de simpatizantes de la provocación y la sátira, amén de curiosos, correrán raudos hacia tu propuesta. Eso es precisamente lo que ha pasado al dramaturgo catalán Josep María Miró, que en estos precisos momentos debe estar experimentando la agridulce sensación de ver vapuleada y ensalzada su obra a partes (casi) iguales. Hablamos de Gang Bang. Abierto hasta la hora del Ángelus, una pieza teatral que desde el pasado jueves se representa en el Teatro Nacional de Cataluña, Barcelona.

¿El argumento? Un grupo de hombres y mujeres se lo pasan bien en un local gay de la ciudad condal mientras el Papa Benedicto XVI visita la ciudad. Y por pasárselo bien entendemos orgías, tríos y demás originales prácticas sexuales. Algo que, no nos engañemos, parece extraído de la vida cotidiana si no fuese porque en las mencionadas orgías entran en juego representantes de la vida espiritual. Esto es, monjas viciosas y pontífices como telón de fondo. Algo que en los noventa, con sus muchas Pepi Luci, Bom (y otras chicas del montón), no hubiese levantado tantas ampollas. Pero los vientos, más conservadores que antaño, cambian de dirección y se establecen, marcando el rasero de lo políticamente correcto.

Escena de "Fausto", de la Fura dels Baus, obra sexualmente explícita que en su día suscitó fuertes polémicas.

El grupo E-Cristians han sido los primeros en echarse las manos a la cabeza, incluso antes de que se estrenase la obra, y estudian posibles demandas contra la pieza por atentar contra la libertad religiosa. El primer paso ha sido mandar una carta al consejero de Cultura, el socialista Ferrán Mascarell, para que éste vele por los intereses de los católicos. El resultado, un aforo casi completo para Gang Bang en lo que queda de temporada. En declaraciones al periódico El País, el representante de E-Cristians, Josep Miró i Ardevol, ha atacado duramente las libertades sexuales de las que se hace gala en la función: “mezclar la visita del Santo Padre con prácticas sexuales tan aberrantes como la de una violación en grupo, aunque sea consentida, no es lo que muchos pensamos que ha de ser la política cultural de la Generalitat“.

Habrá que esperar hasta que se produzcan las primeras manifestaciones de la asociación después de ver la obra, pero antes de que nadie se asuste, el director de Gang Bang hace una aclaración que puede dejarles más tranquilos: “una violación consentida es imposible, o es violación o es sexo consentido“. La polémica sexual en torno a la obra ha hecho que poco se haya discutido sobre la realidad del escándalo del que supuestamente  hace gala esta propuesta teatral. Por el momento, los comentarios que pueden leerse en la red apuntan a un planteamiento un tanto descafeinado (sí, definitivamente se acabaron todas las Pepi, Luci, Bom), por lo que es probable que la hipotética denuncia ni siquiera se produzca.

Foro Fura dels Baus por DMWyllie en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...