Hablar de sexo con un hijo adolescente

familia en la mesa

Muchos padres se las ven y se las desean para hablar con sus hijos adolescentes sobre sexo. Algunos acuden al médico o preguntan inseguros a sus amistades: «¿Cómo sé si ha llegado el momento de hablar de sexo con mi hijo?». Lo cierto es que el interrogante en sí refleja ya un planteamiento equivocado. La idea de que existe un momento prefijado durante la adolescencia de un hijo, en el que los padres tienen la obligación de dar consejos sobre sexualidad es un error.

Lo recomendable es haber conversado con anterioridad, durante la infancia, sobre esas cuestiones. ¿Cuándo?. Desde el momento en que los pequeños empiezan a discriminar entre lo que es un niño y una niña, a preguntar por el origen de los bebés. ¿Cómo?. Siempre adaptando la información a la etapa evolutiva y al interés particular del niño, sin engañar o inventar fábulas surrealistas.

Por eso, cuando el tema de la sexualidad se ha ido dando en la familia con continuidad, es más fácil retomarlo en la pubertad con preguntas como «¿te acuerdas de lo que comentamos sobre los métodos anticonceptivos hace unos meses?». Pero si de repente, de forma abrupta y con redoble de tambor se crea un intenso silencio del tipo: «Siéntate, ha llegado la hora de hablar de hombre a hombre o de mujer a mujer», quizá el hijo salga huyendo de la habitación. La idea clave es hablar de sexualidad cuando surja el tema espontáneamente, o ellos tengan preguntas o experiencias que compartir, etc, de forma regular, sin que haya que elegir el día X para hablar de ello.

Si se espera a que tenga 13 o 16 años para mantener este tipo de tertulias, los padres pueden llevarse la desagradable sorpresa de que su hijo no quiere escucharles, pues se siente violento al tratar un asunto que durante años ha sido tabú en su casa. En otras ocasiones, pueden descubrir que su hijo ya ha mantenido relaciones sexuales y habla de sexo con más naturalidad que ellos, o con estereotipos que reflejan la visión, a veces sesgada, de lo amigos, programas de TV, revistas y películas.

La educación sexual no es competencia exclusiva de los centros escolares, en los cuales más allá del aparato reproductivo en ciencias naturales, apenas imparten algunos seminarios sobre menstruación y preservativos. Corresponde también a los padres ocuparse de aportar información en este sentido, y si ellos mismos no disponen de ella pueden asesorarse. Es bueno que se sinceren con sus hijos y les expliquen, si fuera el caso, que ellos no tuvieron la oportunidad de hablar francamente con sus padres de temas sexuales, y que hay algunas áreas que pueden desconocer.

Algo que puede facilitar esta labor de los progenitores es apoyarse en libros, películas, artículos, etc, es decir material con el que sacar un tema y debatir sobre lo que opinan los distintos miembros de la familia, aunque no se hagan alusiones personales. Independientemente de que haya hijos que sean especialmente más reservados o tímidos, será de gran ayuda que crezcan sabiendo que sus padres están ahí, son accesibles y están deseando contestar a cualquier duda que tengan.

Si eres padre y te estás preguntando cuáles son los temas más relevantes sobre sexualidad que pueden interesar a tus hijos a partir de la pubertad, estos son algunos de ellos:madre e hija adolescente

-Cuando empiezan a sentir que su cuerpo cambia, su voz, su pecho, su vello, sus genitales, es importante recalcarles que no es nada malo de lo que avergonzarse, que habrá compañeros que inicien esos cambios (de los caracteres sexuales secundarios) antes y otros después, pero que es algo por lo que todas las personas pasan. Una cosa es hablarlo con naturalidad y humor a solas con él, y otra muy distinta evidenciarle delante de amigos o de otros familiares. No hay nada que pueda hacer sentir peor a un adolescente que todos los adultos de una reunión le observen y le digan cosas como «¡vaya, qué bigotillo te está saliendo», «¡cómo te está creciendo el pecho!».

-El tema de la masturbación ha de ser enfocado como una necesidad exploratoria del ser humano desde que nace hasta que muere. Para que no represente tanta incomodidad puede comenzar a hablarse de forma plural o impersonal, sin hacer preguntas demasiado personales. Dejándole claro en todo momento que es un aspecto que pertenece a su intimidad, como cuando entra al baño, y que es bueno que cada uno conozca su cuerpo tanto para tener mejores relaciones íntimas en el futuro, como para detectarse precozmente cualquier anomalía en las mamas o testículos.

-Otra de las cuestiones que más inquietud puede generar en el joven es la primera relación sexual, el vivir la virginidad como algo que lo excluye o distingue de sus amigos, o el decidirse a comprar o adquirir algún método anticonceptivo. Los padres pueden ofrecerse a acompañarle al ginecólogo, o a un centro de planificación familiar para asesorarse juntos en cuanto al método de protección más indicado. Desde la familia es bueno potenciar su seguridad, reforzar su autonomía para que no empiece a tener relaciones sexuales por la presión de sus amigos, que verdaderamente elija con libertad cuándo y con quién hacerlo, ayudarle a decir «no» si no se siente preparado, asociar la sexualidad al placer y a los afectos, informarle sobre las posibles enfermedades de transmisión sexual y cómo prevenirlas, insistir en que el aborto no es un sistema de control de embarazos, etc.

Hablar de las diferentes orientaciones sexuales que existen, y cómo son igualmente válidas, puede contribuir a que en el caso de que sea homosexual no sienta tanta inhibición o incomodidad a la hora de expresarlo en casa, y respete la condición sexual de las personas desde la flexibilidad mental y el conocimiento.

Es un mito absurdo pensar que hablar de sexo con los hijos les incita a tener encuentros sexuales precozmente. Existen estudios que corroboran que aquellos jóvenes que han recibido información fiable desde pequeños muestran una sexualidad más responsable, una menor tasa de embarazos no deseados y un menor contagio de enfermedades sexuales.

Foto1: J.Botter
Foto2: hoyasmeg

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...