La pasión tras el embarazo: una llama que necesita reavivarse

La maternidad nos cambia la vida. Tener un hijo hace que todo gire en torno a él. Sin embargo, la pareja no se puede dejar de lado, y hay que esforzarse por mantener viva la pasión entre ambos

pasión embarazo

Probablemente muchas sean las mujeres que tras ser madres han perdido parte de aquel encanto que tenían por sus parejas. Resulta que lo de tener al bebé en tus manos te cambia la vida, pero sobre todo, cambia las prioridades que tenemos. Y puede que el instinto materno esté más que justificado, al menos los primeros días, para colocar al pequeño como único centro de tu vida. Y aunque eso será así durante muchos años, y casi seguro durante el resto de tus días, ello no implica que a la pareja no haya que seguir cuidándola. Aún si cabe con mayor énfasis.

Resulta que las parejas que son padres notan, tanto hombres como mujeres, como el otro muestra en muchas ocasiones cierto desapego por la llegada del pequeño. La pasión se reduce, el deseo se va apagando, y los planes giran en torno a un bebé que es la alegría de la casa. Es por ello que muchos no son capaces de afrontar que las dos cosas son fundamentales en la vida, y no se dan cuenta de que tan importante es estar bien con la pareja que con el recién nacido. Hay que mimar a ambos, y por supuesto también de nosotras mismas. Así que aquellas que acaban de estrenar la maternidad deberían apuntar que tras ser madres, no podemos olvidarnos también de la pareja con la que hemos tenido a ese pequeño.

Muchas veces la falta de tiempo. El insomnio por las largas noches en vela del bebé. O simplemente el cansancio acumulado por la difícil tarea hacen que dejemos de lado la pasión que un día nos hizo enloquecer por el otro. Les ocurre a ambos sexos casi por igual. Y aunque puede que el machismo de la sociedad en la que vivimos nos eche más culpas a las mujeres, en problemas como éste más vale no buscar culpables y si soluciones. La mejor en este caso es recordar que la pareja está ahí, que es nuestro punto de apoyo y que por mucho que amemos al pequeño, no podemos olvidarnos del otro. Los planes en familia, los turnos para poder estar ambos descansados, y sobre todo, buscar tiempo para la intimidad sin excusas son la mejor de las opciones. Eso, y nunca dar nada por hecho. A la pareja hay que alimentarla día a día para que no muera la llama del amor y del deseo.

Imagen: Lambroso

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...