¿Puedes convertirte en multiorgásmica?

Ser capaz de tener más de un orgasmo seguido en la misma relación sexual no es algo que esté al alcance de todas. Sin embargo, hay algunos trucos para intentar lograrlo.

orgasmo múltiple

Los orgasmos múltiples son algo que muchos científicos han negado en muchas ocasiones. Sin embargo, los estudios más recientes avalan su existencia, ya que una mujer no necesita el mismo tiempo de recuperación de un hombre, y además porque la anatomía del clítoris permite que cuando se alcanza el orgasmo pueda seguir estimulándose obteniendo igualmente placer. Pero ahora que ya nos hemos desecho del que cabe era uno de esos estigmas de los muchos que persisten sobre la sexualidad femenina, cabría destacar si en realidad una mujer puede convertirse o no multiorgásmica. Sabemos que hay mujeres que ya disfrutan de ello, pero ¿Han nacido así, o se han hecho a sí mismas de este modo?

No hay una respuesta fácil. La anatomía humana no es exactamente idéntica en todos nosotros. Así que cada mujer puede sentir con más facilidad o con menos, y esto podría estar muy relacionado con tener orgasmos simultáneos. Pero por muy difícil que nos lo ponga nuestro cuerpo, también hay muchas investigaciones científicas que avalan el hecho de que las mujeres que se conocen bien a sí mismas tienen mayores probabilidades de alcanzar un orgasmo múltiple. No se trata de una simple teoría, sino de una propuesta que parece tener mucha lógica si la pensamos bien y que además tendría todo el sentido del mundo para aquellas que sueñan con esa posibilidad de llegar a ser multiorgásmicas.

Si pensamos bien en lo que supone ser multiorgásmica hay que tener en cuenta que se trata de una cualidad que se logra tocando las teclas correctas. Solo una mujer que se conoce bien sabe lo que debe hacer para proporcionarse placer. Y es ella quién debe indicarlo a su pareja. Al fin y al cabo cada una de nosotras es única y puede tener puntos diferentes a los que estimular para dar en el clavo. Por otro lado una vez que la mujer alcanza el orgasmo, el clítoris excitado está completamente lleno de sangre. ésta en lugar de disminuir enseguida, se mantiene así durante un buen rato, y es justo ahí en dónde está la clave de volver a alcanzar un nuevo orgasmo, en seguir estimulándolo como nos gusta. Pero para saber lo que nos gusta, el primer paso que debemos dar es conocernos, y no hay mejor que la masturbación para lograrlo. ¿No te parece? ¿Te apuntas a intentar conseguir ser multiorgásmica?

Imagen: Roberto Giannotti

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...