Sexo a lo grande, sexo en el Jacuzzi

Si hace poco te hablábamos de sexo bajo el agua, ahora te proponemos una experiencia que a bien seguro no te dejará indiferente. Con sus chorros de agua y sus burbujas masajeantes, imagina lo que puede suceder en una noche de sexo en el jacuzzi. Deja volar tu imaginación y prepáralo todo para que la velada no falle: vino, fresas, sales de baño, aromas… toda una experiencia para los sentidos y para disfrutar sol@… ¡o en pareja!

Toda una experiencia, en soledad o en pareja

Hace poco te hablábamos de las ventajas de tener sexo bajo el agua. En ese artículo nos referíamos sobre todo a las duchas y bañeras, corrientes y molientes, que todos tenemos en nuestros cuartos de baño. Pero en esta ocasión vamos a permitirnos soñar que disponemos de un jacuzzi con el que deleitarnos en las calurosas noches del verano que ya parece llegar. Seguramente habrá quien lo tenga, y habrá quien, después de leer este artículo, quiera tenerlo. Y es que, si hay un sitio donde las relaciones sexuales pueden ser muy muy intensas, es en un jacuzzi.

Existen muchos tipos de diseños y formas: cuadrados, redondos, octogonales, de inspiración romana, de diseño, funcionales… pero todos tienen en común una estructura ergonómica y un sistema de chorros de agua a presión. Lo que comúnmente llamamos hidromasaje. El jacuzzi puede estar dentro de casa o en un jardín bajo la luz de las estrellas. Puedes añadirle luces, un regulador de temperatura del agua e incluso distintos tipos de grifos o chorros. Como vemos, todo un lujo que, además de servir para noches de lujuria, puede paliar los dolores musculares que ésta produzca. Así, el jacuzzi puede servir para antes, durante o después de los escarceos sexuales.

Tal es así que, originariamente, esta variación de bañera se implantó en hospitales y centros de salud para tratar los problemas musculares y otras dolencias. Poco a poco, su uso fue ampliándose y unos pocos privilegiados pudieron gozar de las ventajas del agua con burbujas en sus hogares… y en sus relaciones sexuales, no nos engañemos. Hoy en día es muy fácil adquirir uno, pero el mantenimiento se hace bastante costoso. Debido a las temperaturas cálidas y a la recirculación del agua, los jacuzzis pueden ser un foco grave de microorganismos. Si queremos mantener nuestra salud en perfecto estado, es necesario limpiarlos, desinfectarlos y cambiar el agua. Lo que puede resultar un poco caro para muchos bolsillos.

Al aire libre o en interiores

Sin embargo, si te lo puedes permitir, el jacuzzi es un placer que puede amenizar muchas de tus noches de pasión. Deja volar tu imaginación y pon en escena todos los ingredientes para que la velada no falle. Qué tal unas copas de vino, una música sugerente y un poco de fruta para picar. Unos buenos albornoces para secaros más tarde y una luz tenue que invite a la intimidad (las velas son ideales para este supuesto). Depende de lo que prefieras, puedes añadir sales de baño relajantes o un gel cítrico que haga espuma. Relax o actividad. Sin embargo, cuidado con subir demasiado la temperatura del agua… ¡podéis acabar la noche roncando bajo del agua!

Pareja en jacuzzi por stephmgc

Hombre en jacuzzi por exfordy

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...