Sexo en la ducha, toda una experiencia

El sexo en la ducha es una buena manera de empezar el día. Puede que prefirieses estar en una piscina o en un jacuzzi… pero a mayoría de los mortales viven con una estrecha e incómoda ducha. Sin embargo, no desesperes. Con un poco de imaginación podrás pasártelo muy bien.

El agua, gran compañera del sexo

Practicar el sexo dentro del agua es una de las fantasias eróticas más recurridas. El elemento agua está intrínsecamente ligado a la sexualidad, sobre todo a la femenina a través del flujo. Seguro que nada más leer el título ya te has imaginado en las cascadas de El Lago Azul, con una Brooke Shields joven y mojada. O puede que te venga a la mente la libertina piscina de Show Girls… incluso el sugerente ménage a trois en la bañera de Soñadores. Mitos del cine erótico aparte, la mayoría de los mortales nos tenemos que conformar con una estrecha ducha donde desarrollar nuestros deseos sexuales, algo que no es nada práctico. Pero aun nos quedan posibilidades, aunque tengan un carácter mucho más cotidiano. ¿Qué se puede hacer en una ducha? Aquí te proponemos unas cuantas cosas, pero échale imaginación y encuentra tus propios divertimentos bajo el chorro de agua.

En primer lugar, mejor si recurrimos a un poco de ayuda. Atrévete con los geles de aromas exóticos, los exfoliantes, los aceites… juega con la espuma y ten a mano siempre un guante de ducha. Cuanto más juntos, mejor. Así vuestros cuerpos se deslizarán uno contra el otro. Si no tenéis espacio para realizar el coito, tocaros mutuamente o recurrid al sexo oral. Una sesión de sexo en la ducha puede ser muy estimulante nada más levantarse, seguro que en tu trabajo empiezan a decirte que tienes mejor cara.

Si lo que te gusta es usar la imaginación para trasladarte a espacios alejados de la rutina diaria, permite que la ducha se convierta en vuestro oasis

Con el mango de la ducha se pueden hacer maravillas

particular. Coloca el mango en el soporte, deja que el chorro caiga sobre vuestros cuerpos y que el vaho inunde el ambiente. Cierra los ojos e imagina que te encuentras en algún país tropical, bajo una cascada… y con tu compañero sexual. Los cuerpos mojados casan mejor que secos, seguro que las sensaciones táctiles que experimentas bajo el agua no se parecen a lo habitual.

Tras una ducha erótica, saldrás de lo más relajado

La ducha también puede ser un buen lugar para vivir tu sexualidad en solitario, tengas o no pareja. Lo creas o no, practicar sexo a solas puede ser una buena excusa para disfrutar de tu soledad. Escoge el momento que más te guste: una ducha mañanera o una relajante y nocturna. Coge el mango y dirige el chorro de agua hacia tus zonas más erógenas. Experimenta y cambia, seguro que sales mas que satisfech@ con la experiencia.

Cuando se trata de sexo, un poco de ingenio nunca viene mal para suplir las carencias logísticas que todos sufrimos.

Mujer bajo el agua por Superkas83 en Flickr

Mango de ducha por Viditu en Flickr

Chica por chispita_666 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...