Solteros empedernidos ¿De qué tipo eres tú?

¿Precursores de nuevas tendencias o cobardes del compromiso? Cada vez son más las personas que deciden vivir su vida en solitario, sin compañero de viaje. Unos por propia convicción, otros por obligación, otros por miedo. ¿Qué tipo de soltero eres tú?

¿Precursores de nuevas tendencias o cobardes del compromiso? Cada vez son más las personas que deciden vivir su vida en solitario, sin compañero de viaje. Unos por propia convicción, otros por obligación, otros por miedo. ¿Qué tipo de soltero eres tú?

Viajes para solteros: una práctica cada vez más extendida

En las últimas décadas han sido muchas las barreras sociales que se han derribado; primero fue hablar del sexo como algo normal y natural, después vivir en pareja sin haber firmado ningún papel, aparte del de la hipoteca… ¿Cuál es el siguiente tabú social que toca derribar? Posiblemente y precisamente el de vivir sin pareja, siendo un soltero permanente, aunque todavía queda mucho camino por hacer. Y es que según un estudio realizado por mobifriends.com, el 42% de los españoles solteros recibe presión por parte de su entorno más cercano para que encuentre pareja. Una presión que en algunos casos surte efecto pero que en la mayoría es irrelevante.

Hoy en día ser soltero no es un estado civil, sino un estilo de vida. De hecho, existen actividades organizadas especialmente para este sector de la población, cada vez más numeroso, entre las que encontramos los viajes para solteros con los cruceros a la cabeza. Muchos solteros, que quieren dejar de serlo, utilizan este tipo de viajes para conocer a gente de su misma condición y entablar una relación; otros, en cambio, no buscan pareja sino simplemente pasar unos días de relax y tranquilidad en un ambiente en el que se sienten cómodos.

Ya hemos recalcado que entre los solteros empedernidos encontramos diferentes grupos o motivos. Así, están aquellos que no necesitan una pareja para ser felices; el trabajo, la familia, los amigos y alguna relación esporádica es lo único que necesitan para que su vida sea completa, por lo que ni se plantean el comprometerse con alguien de por vida. Un segundo grupo es aquel de los solteros obligados, es decir, de los que no encuentran pareja; personas de diversa índole que no encuentran a alguien que encaje con ellos y con la que puedan mantener una vida conjunta. Por último, pero no menos importante, están las personas con miedo al compromiso; aquellos hombres y mujeres a los que con sólo oír la palabra pareja les entra urticaria, un tembleque incesante en las piernas y ganas de vomitar. Personas que tienen miedo de depender de alguien, sentimentalmente hablando. Quizá sea porque han tenido alguna mala experiencia, quizá porque nunca lo han probado, quizá, quizá, quizá… sea cual sea la excusa, es simplemente eso, una excusa.

Por eso ármate de valor, quítate la coraza y exponte al amor, al cariño, a la dependencia emocional, verás que bien sienta.

Foto: Marta M. a ArteyFotografia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...