Tener hijos como excusa para mejorar una relación, gran error

Cuando una pareja entra en crisis, muchas son las maneras de volver a tener la relación que en algún momento se tuvo. Sin embargo, muchas personas toman las decisiones erradas y eligen tener un hijo para salvar la conexión, lo cual sólo empeora las cosas.

Decidir formar una familia y darle rienda suelta al sueño de ser padres es una decisión que debe tomarse con la responsabilidad de saber que una nueva vida dependerá de nosotros. Sin embargo, y de una manera bastante egoísta, muchas parejas deciden dar este paso tan fundamental en la vida de un ser humano, simplemente para salvar una relación sentimental.

Los niños pueden sufrir mucho por una elección como esta

Muchas personas prefieren realizar terapia de pareja, viajar o simplemente intentar por otros medios para no terminar con esa persona tan importante. Y todo eso está muy bien. Sin embargo los esfuerzos por retener a la pareja se pueden tornar un poco peligrosos si se toman las decisiones erradas  y no se contemplan todas las consecuencias.

Por más raro que parezca, muchas personas aun piensan que tener un hijo es la forma más sana de seguir en contacto con su pareja, ya que eso equivaldría a una unión de por vida con quienes cada vez parecen estar más lejos.

Sin embargo y muy lejos de lograr el tan ansiado encuentro, tener un hijo en esas condiciones no hará más que alejar para siempre a los padres y perjudicar sensiblemente a ese nuevo ser que nacerá en el seno de una familia de cimientos poco concretos.


Cuando los hijos llegan, la frecuencia sexual suele verse reducida sensiblemente, tal como pasa con las horas de sueño, el dinero alcanza menos y pensar en viajar o en salir por la noche pasan a un segundo plano, cuando la responsabilidad de hacerse cargo de una persona que necesita todo de uno se convierte en la premisa fundamental.

De nosotros, los adultos, depende que sean felices

Todo esto, hace que la pareja se aleje un poco a pesar de que el amor sea inconmensurable. Por todos estos motivos, decidir tener un hijo cuando la pareja corre peligro de quiebre resultará una manera poco adecuada de arreglar las cosas, ya que sólo aquellos que cuentan con una pareja estable y fuerte pueden superar todo lo que ser padres implica.

Por otro lado, los niños sufren muchísimo cuando los padres discuten y no logran ponerse de acuerdo, por lo cual además hay que tener en cuenta todos los factores que pueden llegar a afectar a la criatura.

Tener un hijo para salvar la relación es sin dudas un grave error, que no solo terminará de hundir la relación, sino que además perjudicará para siempre a una criatura que no tiene por qué cargar con las malas decisiones de los adultos.

Fotos: Saverio – Espartanita / www.arteyfotografia.com.ar

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...