Terapia de pareja para mejorar las relaciones sexuales

Recurrir a terapia de pareja para mejorar la performance a la hora de ir a la cama, es una excelente oportunidad para conocer al otro y permitirle dar una ojeada a nuestro propio interior.

Cuando una relación comienza, el sexo suele ser el atractivo más interesante. Conocer el cuerpo del otro y darse tiempo para que el encuentro sea realmente placentero, es lo que más preocupa a la nueva pareja. Sin embargo, con el paso del tiempo, esos puntos se superan ampliamente y se genera una conexión realmente única.

La pareja necesita un tiempo y ayuda para recuperarse

La vida se vuelve realmente maravillosa y, si las cosas salen como se espera, el gozo se transforma en una realidad palpable. Igualmente, con la llegada de los hijos, después de muchos años de convivencia o simplemente por culpa de los problemas individuales, la relación entre la pareja se empieza a desgastar y las consecuencias no tardan en aparecer.

Las peleas son cada vez más frecuentes y el desencuentro en la cama se convierte en uno de los problemas más difíciles de sobrellevar. En esa instancia, muchas parejas deciden separarse o darse un tiempo para ver si realmente quieren seguir juntos.

Pero esa no es la única forma de solucionar las cosas: a pesar de que el sexo ya no sea como antes, eso no es motivo suficiente para renunciar al amor. Por eso, realizar terapia de pareja puede ser la forma ideal de rescatar aquello que alguna vez fue la relación perfecta.


Lo primero que hay que entender, es que los psicólogos no atienden personas locas o mentalmente inestables. Eso es sólo una de las tantas formas de negación que impiden que la terapia actué de manera correcta ante casos de estas magnitudes.

Cuando hay niños, gran parte de tu atención y de tu tiempo se dirige a ellos

Para solucionarlos, cada vez más parejas suelen acudir a la ayuda de los profesionales. Es una práctica que en los últimos tiempos hasta se ha convertido en un paso a dar sin excepción antes de tomar una determinación que podría cambiar para siempre el curso de la pareja.

Durante la sesión, que suele durar aproximadamente 45 minutos y que se desarrolla una vez a la semana o en más oportunidades, dependiendo de la necesidad de los interesados, se logra llevar adelante un análisis profundo de los sentimientos de ambos y encontrar una solución para que todos terminen felices.

Si hay amor, no hay que tener miedo porque simplemente esto hará que la conexión regrese y se quede para siempre.  Disfrutar nuevamente del sexo, entre otras actividades, será una promesa cumplida y la pareja volverá a reavivar esa llama que, por cuestiones de la vida, por un momento parecía apagarse.

Fotografía: Pedro Guridi en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...