Zonas erógenas de ellos que has pasado inadvertidas

Hay ciertas zonas erógenas que no es que no se conocen, sino que por obvias pasan inadvertidas. Sin embargo, en todas ellas se puede conseguir una experiencia realmente placentera.

abdominales

Seguramente cuando pensamos en dar placer a la pareja, nos paramos en las zonas sexuales que todos conocemos bien. Un masaje, un toque, o simplemente acercarnos a ellas suele otorgar una sensación positiva y erizar la piel. Sin embargo, además de las zonas genitales y aquellas más conocidas como pueden ser los pezones, existen otros lugares en los que ellos se vuelven realmente locos, y a los que en realidad no le damos la importancia que deberíamos por el hecho de que son muy comunes. Nos referimos en particular a tres zonas del cuerpo masculino que si exploras, puede que te sorprendas por las reacciones que puedes provocar.

Hablamos en primer lugar de los muslos. Pero también de la zona del abdomen y de la cabeza. Jugar, toquetear, y probar a hacer masajes en cualquiera de esas zonas puede hacer que salten las chispas, que se convierta en un momento de complicidad idóneo para iniciar las relaciones, o simplemente para que tu pareja sienta una placentera calma que os puede ayudar luego a la hora de ponerse a tono. Lógicamente, todas esas zonas pueden explorarse sin más, o utilizar para ello geles de masajes, juguetes o incluso buscar contrastes con la aplicación de frío y calor.

Los muslos son una de esas zonas erógenas que son capaces de hacer saltar las chispas. Esto ocurre en parte por el hecho de que se encuentran muy cerca de los genitales, pero también porque hay un montón de terminaciones nerviosas que hacen que la sensibilidad en ellas sea mayor. Por su parte, en el abdomen, además de encontrarse los pezones, los laterales suelen ser zonas muy sensibles, perfectas para desatar la pasión en los preliminares y hacer que tu pareja disfrute sin tener que tocarle nada más que su pecho. ¿Suena bien, verdad?

Respecto a la zona de la cabeza, hay que decir que en realidad se trata de un lugar en el que hacer masajes o caricias suaves para conseguir un estado de relajación total. De hecho, en ese sentido, tanto ellos como nosotras tenemos puntos sensoriales ubicados aquí con los que poder sentirnos casi como nuevos y desconectar de todo lo que nos preocupa, y que en ciertas ocasiones se convierte en el problema más común a la hora de mantener relaciones sexuales. Con algo como esto podrías apostar a recuperar la concentración y sobre todo, a estar en un ambiente que sin duda será muy positivo para lo que vendrá después ¿Te animas?

Imagen: I am MaxaO

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...