Consejos para cuidar tus pies si practicas senderismo

Si te gusta practicar senderismo el siguiente artículo puede ayudarte a cuidar tus pies para que estén sanos y libres de ampollas

feet-1569457_1280Con la llegada del buen tiempo apetece caminar y salir a la calle y las personas aficionadas al senderismo comienzan a planear nuevas rutas para disfrutar del paisaje y del aire libre. Los pies son los que sostienen el peso de nuestro cuerpo por eso hay que cuidarlos para que nos permitan hacer todo el recorrido sin tener que luchar contra las temidas ampollas.

Pero cuidar los pies no es solo elegir el calzado adecuado, también hay que tener en cuenta los calcetines, la higiene posterior y los cuidados necesarios al terminar la ruta.

Calzado adecuado

Si vas a practicar senderismo debes elegir un calzado que te de seguridad, protección, agarre y estabilidad. Debes de fijarte especialmente en la suela que debe adaptarse a terrenos mixtos. Otro factor a tener en cuenta es el clima,si vas a practicar senderismo con buen tiempo debes escoger un calzado que sea impermeable pero que a la vez permita la transpiración. Existen en el mercado 4 tipos de calzado adecuados para el senderismo:

  • Zapatillas de senderismo. Son ligeras y flexibles pero no te darán mucha sujeción. Son ideales para rutas cortas
  • Botas de caña media. Son también ligeras y flexibles pero aportan algo más de sujeción en el tobillo. Son indicadas para personas con problemas de tobillo y que no quieren un calzado muy pesado
  • Botas de cañas alta. Son las autenticas botas de senderismo. No son ligeras pero aportan una gran sujeción en los tobillos. Son adecuadas para rutas de varios días.
  • Botas de alpinismo. Son ideales para practicar alpinismo y para rutas complicadas con hielo y nieve.

Cuanto más accidentado sea el terreno por el va a transcurrir la ruta más alta debería ser la caña del calzado. Si vamos a caminar por pistas o por terrenos en buen estado se puede utilizar una zapatilla de caña baja más ligera y flexible. Si vamos a caminar por terrenos con piedras sueltas y maleza, la mejor elección es una bota de caña media

Otro factor a tener en cuenta es la suela del calzado que deberá ser antideslizante y debe ir provista de tacos y de un dibujo que permita expulsar el barro y las pequeñas piedras existentes en el camino. La punta del calzado debe estar diseñada para que no resbalen tanto en subidas como en bajadas.

Otra característica de un buen calzado para senderismo es que sea transpirable y que permita evacuar el sudor y la humedad al exterior para evitar los pies fríos, las rozaduras y los hongos. Lo ideal sería que el calzado elegido fuese impermeable y transpirable a la vez.

Los calcetines

Conseguir unos calcetines adecuados es tan importante como elegir un buen calzado. Unos buenos calcetines deben ser transpirables, resistentes, que no hagan arrugas y que tengan refuerzos en las punteras y en el talón. A la hora de escoger calcetines también existen varias opciones:

  • Calcetines tobilleros. Son ideales para usar con unas zapatillas de senderismo de caña baja durante los meses de calor y en terrenos donde no existan malezas que puedan ocasionar arañazos o lesiones en los tobillos
  • Calcetines de media caña. son apropiados para botas de media caña.
  • Calcetines de caña alta. Son ideales para rutas donde hay maleza y en épocas de invierno para conseguir un extra de calor.

Los calcetines deben ser de nuestra talla y a poder ser de fibras sintéticas elásticas como el elastán o la lycra y también deben ser transpirables y no tener costuras para que no dañen nuestros pies.

Pero no solo es adecuado un buen calzado y unos buenos calcetines. Algunas personas cometen el error de estrenar los calcetines y el calzado el día de la ruta de senderismo y eso no es adecuado pues unas botas sin estrenar no se adaptarán al pie y estarán rígidas y al final acabaremos con ampollas y rozaduras. Lo mejor es estrenar las botas y usarlas en pequeños paseos.

Otro factor que debes tener en cuenta es que las botas deben estar correctamente, ni muy flojas ni muy apretadas. Un buen truco para hacerlo es ponerse la bota y golpear el talón contra el suelo para que el pie se vaya a la parte de atrás de la bota y luego atar la bota teniendo cuidado que el pie no se deslice de nuevo hacía delante,el pie debe quedar sujeto pero no apretado.

Las uñas

Los pies deben estar muy limpios y secos sobre todo entre los dedos para evitar la aparición de hongos. Las uñas no deben estar largas para evitar que se claven en la puntera de la bota. debemos cortarlas rectas y en caso de tener algún callo o dureza lo mejor es acudir al podólogo unos días antes del día de la salida de la ruta de senderismo

Cuidado de los pies tras el recorrido

Al finalizar el recorrido de senderismo debemos darnos una buena ducha y cuidar nuestros pies. Lo mejor es sumergirlos en agua fría un buen rato y luego en agua caliente repitiendo el proceso varias veces para activar la circulación.

Si tenemos una ampolla nunca debemos explotarla. Lo mejor es pincharla con una aguja con hilo y dejar el hilo dentro para que drene el liquido de la ampolla, sin sacarlo hasta que se caiga solo. Si tienes alguna rozadura límpiala con un antiséptico y déjala secar al aire libre.

Por último aplica vaselina o una crema hidratante en los pies para devolverle la elasticidad para que estén listos para una nueva ruta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...