Durante el embarazo que tus huesos no se resientan

La edad media actualmente para tener hijos se sitúa sobre los 31 años, una edad en la cual hay que aumentar aún más los cuidados, sobre todo incrementando el calcio en la alimentación.

Durante la gestación hay que aumentar la ingesta de lácteos y además, podemos enriquecer nuestra dieta si añadimos semillas de sésamo, ya que no son una excelente fuente de calcio.


Además, hasta los 30-40 años el calcio debe estar presente en la dieta en las cantidades recomendadas para alcanzar el mayor pico de masa ósea, de forma que aunque con los años se pierda parte de esa reserva, esa pérdida no tenga consecuencias graves. Una vez alcanzado ese pico de masa no quiere decir que dejes de tomar calcio, ya que después de los 40 se necesita ingerir más porque se absorbe menos. Y a partir de la menopausia más todavía ya que la pérdida de calcio se acelera. Por lo tanto durante el embarazo hay que ingerir entre 1.200-1.500 mg al día.

Si eres de las que haces deportes o ejercicio ya que practicarlo regularmente fortalece los huesos, en especial aquel en el que se realiza trabajos de resistencia, así como aquellos en los que se ejercitan las zonas más vulnerables a la pérdida ósea, durante el embarazo se puede seguir practicando pero con más precaución.

Para que durante la gestación los huesos no sean afectados hay que evitar el consumo de cafeína, y si te pasas las noches en vela, se puede decir que es como si te robaran el calcio. Tampoco hay que mezclar alimentos ricos en oxidantes, como la col, espinacas, cereales, soja, con los lácticos.

Si te encuentras entre los 30 años y no estás embarazada pero tienes en mente estarlo, te sirven los mismos consejos para tener una estructura ósea preparada para el embarazo y que así los huesos no se resistan.

Imagen | guiafitness

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...