Las mejores mascotas para los niños pequeños

las-mejores-mascotas-para-los-ninos-pequenos

Convivir con un animal puede resultar muy beneficioso para un niño pequeño en muchos sentidos: hacerse responsable de parte de los cuidados de la mascota, tener un vínculo especial de amistad con otra especie e incluso verle morir, ya que ayuda a que asuma de modo más fácil el ciclo de la vida.

Lo importante en estos casos es tener claro qué animal vamos a aceptar. Para ello, es importante no ceder a caprichos repentinos e informarse sobre los cuidados que necesita. Casi todos los niños, si pudieran elegir un animal de compañía, optarían por un perro. Y efectivamente, es el compañero de juegos por excelencia, pero también son las mascotas más exigentes.

En caso de optar por un perro lo ideal es que no sea de raza pequeña, ya que los perros muy pequeños son también más frágiles. Además, se saben vulnerables y es frecuente que huyan de las atenciones de los niños, por lo que es preferible una raza de mayor tamaño. Por supuesto, hay razas especialmente cariñosas, juguetonas y pacientes con los niños: bobtails, boxers, labradores y golden retrievers, etc. Por último, también recomendable elegir una hembra, ya que son más dóciles y pacientes.

Los gatos son mucho menos exigentes que los perros. No requieren paseos y pueden quedarse solos en casa si sus dueños salen de vacaciones. Por eso muchas veces se adopta o se adquiere un gato como sustituto menos trabajoso de un perro, aunque no es una buena idea. Es un animal completamente diferente y no siempre es el mejor compañero para un niño pequeño -entendiendo como niño pequeño de dos a siete u ocho años-. Son animales con los que hay que tener un trato suave y respetuoso.

Los hamsters son fáciles de mantener y de manipular, aunque hay que tratarlos con gentileza. Habría que abstenerse de comprar una pareja, si son del mismo sexo no son raras las peleas y si son macho y hembra, aunque ver de primera mano la procreación animal pueda ser muy instructivo, podemos vernos inundados de crías.

La cobayas y los conejos comparten muchas similitudes. De hecho son buenos compañeros y no es raro verlos juntos en las tiendas de animales. Su mayor inconveniente es su tamaño, que hace que sus jaulas sean más aparatosas y haya que limpiarles con mayor frecuencia.

Imagen | Oneras

En Centro Mujer | ¿Tu hijo sufre de estrés infantil?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...