Problemas con la maternidad: Parejas en las que ella no quiere ser madre

La maternidad ha cambiado mucho en los últimos tiempos. Tanto que si antes no se podría imaginar que una mujer decidiese no ser madre, ahora es algo común. Y puede traer muchos problemas de pareja.

embarazo

La maternidad es algo que siempre se ha dado por hecho queremos las mujeres. Sin embargo, esa conclusión no es más que uno de los muchos tópicos en los que se asienta nuestra sociedad. Es más, los estudios más recientes afirman que son ellos los que tardan mucho menos en decidirse a tomar la decisión de ser padres. Y que cada vez a las mujeres les cuesta más. De hecho, muchas tienen claro que ellas no quieren tener hijos. Y las razones que se ocultan tras esa negación a procrear son muchas. Muchas más que la estabilidad económica de la que todo el mundo habla. Sin embargo, esta decisión de ser mujer y no querer hijos, ocasiona muchos problemas de pareja. Muchos más de los que podría parecer.

Si siempre hemos pensado que nosotras somos las que queremos tener hijos, y ellos se resisten más, entonces ¿no debería haber ningún problema en que la mujer decidiese no ser madre, verdad? Aquí empieza el primer error. Ellos, sí deciden en su mayoría ser padres, y eso hasta ahora no era un problema. Sin embargo, cuantas más «no madres» hay, más veces se repite la problemática en la pareja ¿Pueden ellos convencernos? ¿Podemos nosotras explicarles a ellos los argumentos de por qué es mejor no tener hijos para que cambien de idea?

La maternidad para ellas

Las mujeres pueden decidir no ser madres al igual que ellos toman esa decisión. Sin embargo, hay que asumir, que cuando una pareja decide tener un hijo, es la madre la que pasa por el embarazo, es la madre la que pare, y es la madre la que generalmente tiene que apartar su vida laboral. La conciliación en la teoría aparece por todos los sitios. Pero en la práctica, no es algo real. Lo cierto es que se da por hecho que si un padre ayuda en el cuidado del pequeño y en las labores de la casa, una madre puede dejar su trabajo sin pensarlo demasiado. Es una actitud machista que está disfrazada, porque de igualitario tiene poco.

Entonces, las mujeres que deciden no ser madres ¿tienen más razones que los hombres que deciden no tener descendencia? Al menos tal y como entiende la sociedad el papel de madre y padre, sí. Aunque luego cada pareja es un mundo, y se dan casos en los que ellos se sacrifican para cuidar de sus retoños, casi siempre es al revés. Y es lógico pensar que alguien que tiene prioridades profesionales, no quiera dejarlas para tener un hijo. Un hijo que además, por muy genial que sea vivir esa maternidad, te atará toda la vida.

La paternidad para ellos

Lo dicho anteriormente no contradice el hecho de que la vida de un hombre cambia también completamente cuando es padre. De hecho, para ellos la paternidad es en muchos casos un sueño hecho realidad. Dejarán de hacer muchas cosas para estar con sus hijos, pero el hecho de no tener que replantearse su vida laboral, les ayuda a tomar la decisión. Por qué quizás, si en lugar de preguntar si se quiere o no ser padre, se preguntase ¿dejarías tu trabajo para cuidar de los niños?, la cosa cambiaría mucho.

Por otro lado, están las maneras de ver las cosas. Para muchos hombres, el argumento de ser padres ya se asume, aún desde una posición económica no idónea, por el hecho de que en algún momento debe ser. Muchos de ellos aseguran que si se piensa demasiado, ya no se hace. Y en algún momento, quieren hacerlo. Las mujeres tardamos más por nuestro temperamento más reflexivo. Hay de todo. Está claro. Pero hablo de los resultados de los estudios. No es lo mismo alimentarse dos que tres. Ni tampoco la estabilidad que requiere un niño, y que muchos trabajos no permiten. Ni tampoco es igual atarse a un pequeño que requerirá de muchos cuidados y atenciones, que disponer de una jornada libre para trabajar de lo que haya. La inestabilidad laboral, la dificulta para ascender, y un mercado que ignora la conciliación son algunas de las cosas que influyen en el retraso de la maternidad. Pero muchas mujeres, ya han decidido que jamás serán madres. Y eso trae de cabeza a sus parejas.

Evidentemente, cuando esto ocurre, el debate debe servirse en bandeja de plata. O bien se plantea un proyecto de futuro de a dos en el que haya cosas que interesen a ambos y que puedan superar la falta de un hijo. O bien se cede a cambio de concesiones como repartirse el trabajo por igual. Al fin y al cabo, de eso van las relaciones de pareja.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...