¿Cómo elegir bien la talla del sujetador sin equivocarte?

Aunque parezca un tema trivial, lo cierto es que la mayoría de las mujeres no saben qué talla de sujetador deberían llevar. Hoy te hablamos de cómo elegir esta prenda íntima.

talla sujetador

Probablemente en un primer momento, nuestro artículo de hoy te haya parecido quizás una broma. Sin embargo, tenemos las suficientes razones para pensar que no siempre se acierta con la talla del sujetador ya que en realidad la mayoría de las mujeres llevan una que no se corresponde con el tamaño de su pecho. Esto hace que se sufran las consecuencias, tanto a nivel de la propia salud provocando dolores de espalda innecesarios; como a nivel de belleza, viéndonos no siempre como nos gustaría con un escote delante del espejo. Pero hoy vamos a intentar ayudarte a solucionarlo con pequeños consejos sobre cómo elegir la talla del sujetador de forma correcta.

Cuidar de nuestro pecho es un asunto fundamental para las mujeres, y asegurarnos protección, equilibrio y sobre todo vernos bien frente al espejo con un sujetador es fundamental para toda mujer. Para empezar a saber bien cuál es tu talla, deberías medirte el contorno del pecho, lo que te dará la medida en centímetros que debes buscar dentro de las tallas de sujetadores. Es decir, ese número se corresponde con el 85, 90, 100 etcétera. Pero otra de las medidas importantes a la que debes prestar atención es precisamente la que existe bajo el pecho. Es decir, la que corresponde a la base de éste. Según la diferencia que exista entre una y la otra tendrás que optar por una copa o otra. Las medidas de las copas se identifican con letras. Aunque de este tema os hablaremos más al detalle en otro artículo. Hoy vamos a ver trucos más sencillos para elegir bien la talla del sujetador.

Trucos para acertar con el tallaje

Lo más importante para saber si un sujetador te queda bien o no es poder disponer del tiempo y del espacio para probarlo. Nada de probarlos por encima de la ropa, hay que ir a un probador y probarlo sin nada, para vernos desde las distintas perspectivas y comprobar la comodidad que nos da una vez puesto. Una vez te hagas con este requisito, es recomendable que además lo puedas probar con una de las prendas más ajustadas de tu armario, ya que a veces los sujetadores se transparentan o se notan y hacen que acabes por no ponértelo tanto como quisieras. Lo mismo ocurre con los colores más llamativos en caso de que no pretendas crear un fondo de armario con esta prenda íntima.

Pero volviendo a la talla del sujetador, al probártelo en el espejo tienes que ver que el sujetador cubre todo tu pecho, pero que de ningún modo notas que alguno de los pechos se sale fuera de su recorrido. Si ocurre algo que no sea que se ajusta a la perfección, hay que probar otra talla. Pero hay más formas de saber si has dado en el clavo. Prueba a mover los brazos solo con el sujetador puesto ¿Notas que te molesta, aprieta o presiona? De ser así, te has equivocado de talla. Sino, puede que hayas dado en el clavo. Y tan solo nos queda una prueba más que hacerle.

Para saber si un sujetador nos queda bien hay que ver que cierre correctamente, y que al colocar los dedos entre ambos pechos se pueden poner y quitar con facilidad, pero que quedan enganchados sin dificultad alguna. Si no puedes o te resulta difícil, el sujetador es pequeño; si no se quedan allí porque se resbalan, has elegido una talla grande de sujetador.

Errores más comunes a la hora de elegir un sujetador

En la mayoría de los casos, las mujeres no solicitamos ayuda a la hora de comprar un sujetador. Esto hace que el desconocimiento de las tallas sea un gran problema a la hora de repetir la situación de elegirlo siempre mal. Así que quizás hay que perder la vergüenza, el miedo, o lo que sea que nos lleve a la práctica ésta y apostar claramente por continuarla. Así que mejor empezamos por cambiarla.

Por otro lado, las mujeres tendemos a quedarnos atrapadas en modelos clásicos de sujetadores. Cuando encontramos el perfecto, o el que nos lo parece, preferimos mantenernos en esa tendencia en lugar de probar otras. Aunque esto no es como otras prendas de moda, en las que el cambio está continuamente presente, preguntar por las últimas novedades y lo que suponen en términos de belleza, nunca está de más.

Por último, hay que tener en cuenta que cada sujetador, o mejor dicho, cada tipo de sujetador ofrece ciertas características que se van a notar en el uso que le demos. Por lo tanto, si buscas practicar algún deporte, o algo muy concreto, no dudes en optar por el sujetador más adecuado a cada situación a la hora de realizar tu compra.

Imagen: RinzeWind

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...