De boda, pero con rebajas

Las bodas en verano se multiplican, y la suerte es que este año por la crisis casi todas las tiendas han colgado el cartel de rebajas, con lo que podrás ser más generosa con los novios y gastarte menos en el modelito

boda

Aunque para muchos extranjeros España sea sol y playa, los españoles que vivimos en los distintos puntos del país sabemos que el invierno aquí también se nota, y precisamente buscando que el que para muchas mujeres es el evento de su vida sea acompañado por un buen tiempo, las bodas se multiplican en verano. Pero claro, aunque a todas nos haga particularmente ilusión ir a ese día tan especial de un amigo o familiar, la verdad es que tal y como están las economías domésticas no es que podamos echar cohetes, con lo que hoy en nuestro blog te damos varios consejos para que gastes lo mínimo indispensable, vayas fantástica y además, si ves que te sientes generosa con lo que te sobra del presupuesto incluso que aumentes tu regalo.

De boda, pero con rebajas

Yo creo que en momentos en los que supongo no quieres gastarte el dinero en un traje que solo te vas a poner una vez en la mayor parte de los casos, y que tampoco sobra tanto sitio como te gustaría en el armario, hay que procurar optar por un vestido o un conjunto al que le puedas sacar partido más adelante; es decir, que combinado de otra manera pueda ser perfecto para llevarlo a una fiesta, a una cena, o para salir por la noche. Pero ¿cómo consigues eso yendo con un traje que se vea que es de boda y no tan sencillo como para parecer que no vas de ceremonia? Pues de eso te hablamos a continuación, aunque antes vamos a tener en cuenta que todas estas compras las puedes llevar a cabo en rebajas, porque casi todas las tiendas han colgado sus carteles con un descuento del 50% o más.

Rebajas para ceremonias

Lo cierto es que las rebajas propiamente dichas para los vestidos de fiesta son muy escasas. A no ser que haya liquidaciones por cierre o por reformas en las tiendas resulta bastante complicado encontrar descuentos del 50% en prendas de ceremonia. Entonces ¿qué hacemos? Pues bien, lo primero revisar que ninguna de las tiendas que tienes cerca tenga este tipo de promociones. Lo segundo, ver si en alguna tienda de moda habitual tienen una sección de ceremonia con descuento. Si nada de esto es posible, entonces vamos a pasar al plan B.

El plan B es precisamente el de convertir un vestido cualquiera en un vestido de boda. ¿Y cómo vasmos a hacer eso? Pues a continuación te doy algunas claves que a mi me han funcionado a la perfección siempre, porque los vestidos que me he llevado de boda te aseguro que pasaban por los más de “evento” y ninguno lo era.

Elegir el vestido

Precisamente las claves para que un vestido normal puedas llevarlo en un evento como una boda son básicamente dos; el tejido y el corte. Buscar que los vestidos tengan por ejemplo encajes, sean de seda, raso o con una tela viscosa que caiga y se mueva cuando te mueves tu es la mejor elección para aparentar que el vestido no es de la tienda de al lado de casa, ni tampoco el que llevarías a una cena, sino que más bien ha sido comprado para la boda. Pero eso no es todo, el corte es también importante.

A no ser que seas ya mayor y no quieras entrar en complicaciones y prefieras las mangas, y salvo alguna excepción, los vestidos de boda deben ser de tirantes, palabra de honor o sino con mangas cortas muy pequeñas que solamente sean un accesorio más que una verdadera manga. Lógicamente si la ceremonia es en la Iglesia, tendrás que llevar una chaqueta que te cubra los hombros para seguir el protocolo.

Aquí es dónde viene la parte más importante. Una vez que has elegido ese vestido con un corte que se ajuste al evento y con una tela que sea precisamente de las habituales en fiesta, entonces lo que nos queda es precisamente complementarlo. Unos zapatos o sandalias bonitos, en este caso si que de ceremonia, que podrás encontrar perfectamente en rebajas. Una chaqueta de guipur que tanto se lleva ahora y puedes llevarte en cualquiera de las tiendas de moda low cost a las que estamos acostumbradas a comprar por muy poco dinero gracias a los descuentos por rebajas de hasta el 70%. Un bolso pequeño, que tampoco tiene porque ser el clásico de boda, porque empiezan a estar un poco rancios. Y un peinado y maquillaje en el que destaques lo mejor de ti

Con esto estarás ya lista para la boda sin haber invertido un montón de dinero que luego iba a quedarse colgado en el armario. El vestido lo puedes reutilizar para ocasiones menos especiales con otros complementos, y los complementos por separado seguro que también le encuentras un segundo uso. ¿No te parece todo mucho más práctico y más acorde con la buena salud de la economía familiar?

Imagen: traselvisor

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...