Dolce & Gabbana, la moda más italiana

Posiblemente el más italiano de los desfiles de la Semana de Moda de Milán ocurrido a fines de febrero pasado, Dolce & Gabbana nos muestra su colección otoño / invierno 2012-13 con un show de candelabros adornados con guirnaldas de rosas. El dúo – Domenico Dolce y Stefano Gabbana no hicieron nada a medias y parecía que habían trasladado la vieja Italia desde la época barroca directo a la pasarela de Milán de 2012.

Obviamente, el tema de la colección era la mujer italiana del sigo XIX, aunque con un poco de fantasía de los diseñadores y el glamour suficiente en negros y dorados como para causar una impresión fuerte en cualquiera.

Era como si las capas negras y vestidos de terciopelo hubieran sido bañadas en oro, todos y cada uno de ellos, o envuelto en flores como las flores que colgaban por encima de la audiencia y que también se abrieron camino en pequeños vestidos de encaje, abrigos densamente bordados, corsés y bombachos así como en las bolsas de dama.

Dolce & Gabbana llevan la sensación de que tiene algunos detalles tradicionales modernos en este desfile de moda. Como se puede ver, la mayoría de los modelos se pusieron trajes de cintas delicadas, trajes bordados con metales preciosos, varias capas y mucho más. Somos capaces de observar, además, que algunos modelos llevaban de nuevo cabos con adornos de metales preciosos que hacen parecer a una reina.

Por supuesto que, igual temática fue adoptada por la colección Otoño Invierno 2012 / 2013 para hombres en la cual se repetían los materiales, los colores, los bordados y las combinaciones adoptadas por la firma.

Medias de encaje pop se jactaron de cintas en la parte trasera y se usa con botines puntiagudos. Pendientes de la pasada temporada con sabor a fruta fueron sustituidos por enormes piedras que, de nuevo, no se veían muy diferente a las arañas extravagantes anteriores de la vieja Italia.

Las capas fueron la clave y en esta colección se presentaron como delicados números de terciopelo o lujosos estilos de barrido que se sabe que tenía un lugar en la historia. También se pudieron ver capas de volantes en las blusas transparentes froufrou, o en los vestidos como un collar extendido a la curva de la vuelta y por el hombro.

La colección se inspiró claramente en el barroco siciliano y se lo mostró y re contra demostró tal y como era: Rico, opulento, romántico y adornado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...