Roberto Martín estrena nueva tienda de gafas de sol en Málaga

La historia de la que es ya casi una cadena de tiendas de gafas de sol es familiar, y quizás por ello celebran cada una de las aperturas de sus negocios como la llegada de un miembro más a su familia

roberto martin

En el mundo de los complementos de moda estamos bastante acostumbrados a que sean las grandes marcas no solo las que nos dicten las tendencias, sino también las que las pongan a la venta en sus muchas tiendas repartidas por lo general por toda la geografía. Últimamente, ocurre esto mismo en el caso de las gafas de sol y las gafas para ver, que tanto se han puesto de moda últimamente. Y es que las franquicias de ópticas se han multiplicado, y el modelo de combinar a las grandes marcas italianas fabricantes junto con colecciones propias con ofertas especiales va en considerable aumento. Pero si bien no es ninguna novedad que una de estas abra y cierre continuamente tiendas en una ciudad, precisamente por el modelo de negocio en el que se basan, si que lo es lo que te vamos a contar hoy. Y es que hoy hablamos de una óptica que ha conseguido hacerse a sí misma partiendo de una filosofía familiar, pero que se ha expandido logrando estar al alcance de sus consumidores en buena parte de Andalucía, su tierra natal. Y es así, partiendo de su historia que te queremos hablar de la nueva apertura de tienda de Roberto Martín en Málaga.

Para las que viven precisamente en la ciudad, cabe destacar que ahora puedes conseguir todas las gafas de sol de marca a las que estabas acostumbrada encontrar en sus otros establecimientos en la calle Larios, porque es precisamente esa céntrica situación la que han elegido para ampliar su negocio en la capital andaluza. Y con esta decisión, que celebran desde la empresa y que los propios clientes sabrán agradecerle para terminar bien el año, la firma Roberto Martín ya suma unos cuantos establecimientos en toda la Comunidad. Echando un vistazo al mapa nos encontramos que solo en la ciudad de Málaga ya hay tres negocios físicos en los que comprar gafas para ver, gafas de sol y toda clase de productos y servicios relacionados con la vista. Pero aún hay más. Y es que Roberto Martín tiene negocios en varias provincias. Destacan así Málaga, Alicante, Cádiz, Córdoba, León, Madrid, Murcia, Sevilla, Castellón y Valladolid y en total se suman ya 24 locales.

Respecto precisamente a la nueva tienda en la céntrica calle Larios de Málaga, cabe destacar que se encuentra situada en el número 10 y que el local resulta de la unión de dos locales en los que amteriormente se encontraban tiendas de ropa. Así, si vives por allí cerca, trabajas allí o sueles acudir a esa zona de la ciudad a hacer las compras, debes saber que si estas Navidades te apetece un capricho óptico o piensas en algo relacionado con ello para regalar, uno de los negocios Roberto Martín estará encantado de atenderte y ayudarte a encontrar aquello que estás buscando. Y si no vas a poder acercarte todavía, pero quieres echar un vistazo a cómo es tras su inauguración, en el Facebook de la empresa han recogido una buena serie de fotos con las que sentirte casi en ella, a las que puedes echar un vistazo en el link anterior.

Si en tu caso te ocurre como a mi, que no tienes ninguna de las tiendas cerca, que sepas que en su página web puedes hacer los pedidos y tienes hasta 14 días para devolverlos. Además, actualmente hay una promoción con la que te llevas dos pares de gafas gratis al comprar unas de marca. ¿Suena bien, no?

Probablemente con toda la competencia que existe en el sector, y sobre todo bombardeados de ofertas y promociones por el que en realidad es un mundo que cada gusta más para elegir regalos navideños, a alguna de nuestras lectoras le falten las razones para elegir a esta tienda y no a otras. Y yo la verdad es que tengo dos de peso que quiero compartir. La primera de ellas es su origen, del que ya te hablé al principio de nuestro post de hoy. Y es que la primera tienda que abrieron se inauguró por el año 1995, en Córdoba, y precisamente creían casi un sueño la posibilidad de verse de cara al público. Una empresa familiar nunca lo tiene fácil, y mucho menos si somos conscientes de la competencia y de lo fuertes que son las grandes empresas en cuanto a ofertas y variedad de productos de todo tipo. Pero ellos lucharon por estar ahí, y al final consiguieron imponerse con el buen hacer.

La segunda de las razones es precisamente el trato familiar que suelen dar al cliente. Ellos no se sienten una gran empresa en la que lo frío y distante es la filosofía. Ellos sienten que cada cliente hace que crezcan más, y no solo en inauguraciones futuras, sino como marca y como símbolo de que se pueden hacer las cosas de otra manera. Y la sonrisa de sus empleados siempre lo demuestra.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...