Cada vez más mujeres infectadas por el virus del papiloma humano

Cada vez son más las mujeres jóvenes y parejas que son infectadas por el virus del papiloma humano. Y es que para evitarlo no hay que relajarse en cuanto a conductas sexuales tiene un precio para la salud, de ahí que la prevención sea indispensable.

Un reciente estudio de Cleopatre, llevado a cabo por el Instituto Catalán de Oncología, apunta que el virus del papiloma humano (VPH) desprende que en España afecta a más mujeres de lo que era de esperar y ha sufrido un aumento en los casos.

Ante este incremento hay que destacar nuevamente que el VPH es la infección de transmisión sexual más común en todo el mundo. Se calcula que el 80% de las mujeres activas sexualmente habrán entrado en contacto con este virus a lo largo de su vida. E incluye hasta 150 genotipos o distintos tipos que pueden infectar durante las relaciones sexuales. Muchos de ellos no son agresivos y desaparecen de manera espontánea al cabo de 8 o 12 meses, mientras que las infecciones por otros tipos virales más severos perduran más tiempo, hasta dos años.

Y es que, el VPH no solo es una condición necesaria para desarrollar un cáncer de cuello uterino, sino el responsable del 5,2% de todos los cánceres, como los de ano, pene, vagina, vulva u orofaringe y del 90% de las verrugas genitales. Esta infección es inherente a la actividad sexual y muy difícil de evitar.

Por ello para evitar su contagio una medida es utilizar el preservativo, aunque no es del todo efectiva en el caso del VPH, ya que solo protege el pene y el glande, pero no el escroto ni la zona anogenital, áreas donde también anida el virus y que quedan desprotegidas fuera del plástico. Aun así, el preservativo disminuye los contagios hasta un máximo de un 80%, en el mejor de los casos, a diferencia de lo que ocurre con el virus del sida, que se encuentra en un 100% de los casos en el esperma y las secreciones y que, por lo tanto, se puede evitar con el preservativo.

La vacuna también es segura en mujeres más mayores, a las que no se dirigen los programas de vacunación. Las adolescentes españolas ya se vacunan a través de los centros de atención primaria o de las escuelas. Más allá, deberían hacerlo las de entre 18 y 26 años, grupo en que la prevalencia del VPH es alta.

Imagen | Carlos Reusser Monsalvez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...