Consejos para hacer el mejor café en una cafetera italiana

Si te gusta el café de la cafetera italiana este artículo te puede interesar

Hoy en día las cafeteras eléctricas y las cafeteras de cápsulas inundan nuestras cocinas, pero es raro el hogar que no tiene una cafetera italiana.

La cafetera italiana o cafetera moka fue patentada en Italia en el año 1933 por su inventor el italiano Alfonso Bialetti y su diseño ha permanecido casi inalterable durante 80 años.

El diseño de la cafetera italiana está inspirado en el de una lavadora primitiva llamada «lisciveuse» que no era más que una olla gigante en la que se calentaba el agua con la ropa y el jabón.Esta olla tenía una pipeta en el centro por la cual subía el jabón al hervir el agua para que la ropa se lavase.

Alfonso Bialetti se inspiró al ver a su mujer hacer la colada y pensó que lo mismo se podía hacer con el café. Solo había que calentar el agua y hacer pasar el vapor por el café a través de una pipeta y depositarlo en otro recipiente más arriba.

Así nació la cafetera italiana que hoy conocemos y que podemos comprar en varios tamaños según el número de tazas de café que deseemos.

¿Cómo funciona la cafetera italiana?

La cafetera italiana originalmente estaba hecha de aluminio y con asa de baquelita, pero hoy en día se fabrica con una aleación de acero.

La cafetera italiana consta de tres partes:

  • La parte inferior de forma octogonal donde debemos colocar el agua hasta la válvula de seguridad que es la encargada de liberar el vapor en el caso de que  se obstruya el filtro de café.
  • Un filtro de metal en forma de embudo que es donde introducimos el café
  • La parte superior que tiene una forma similar a la inferior solo que de forma invertida y además tiene una asa, una tapa y una boquilla para verter el café.

Cuando se calienta el agua, el vapor que se genera alcanza la presión suficiente para forzar el resto del agua a pasar por el embudo del café y subirla a la parte superior. Cuando ya no quede agua en la parte inferior, el vapor se mezcla con el agua y el café empieza a borbotear, lo que nos indica que debemos retirarlo del fuego.

Consejos para elaborar un buen café con la cafetera italiana

  • Para elaborar un buen café lo primero que necesitas es una buena materia prima es decir un buen café. Lo ideal es que compres el café en grano y lo muelas en el momento en que lo necesites porque el café es muy sensible al calor y a los olores externos y ya empieza a perder aroma y sabor al tostarlo y también al molerlo. Lo mejor es invertir en un molinillo de café y molerlo al momento
  • El café debe ser de tueste natural, nunca torrefacto ni mezcla y mejor si es 100% arábica
  • El molido también es importante, no debe ser ni muy grueso ni muy fino, lo perfecto es un molido medio
  • Llena el fondo de la cafetera con agua caliente, a ser posible agua mineral, para que el café no se queme y su sabor se vuelva más amargo.
  • En cuanto a la cantidad de café, debes llenar el filtro del café sin presionar ni aplastar, solo tienes que tirar la parte sobrante con un cuchillo o cucharilla. No te olvides de limpiar los restos de café de los bordes
  • Cierra la cafetera y ten cuidado no quemarte al tocar la base pues recuerda que tiene agua caliente. Debes encajar la parte superior sobre el embudo girando bien pero sin hacer demasiada fuerza.
  • Revisa de vez en cuando la goma que debe estar blanca, sin moho y sin roturas.
  • Pon la cafetera a calentar con la tapa abierta en el fuego de la cocina que tenga el diámetro de la cafetera y siempre a fuego medio.
  • La tapa abierta nos permite ver que el café sale correctamente y también ver que el café al no calentarse tanto sale más dulce y equilibrado.
  • Cuando el café empiece a salir con fuerza cierra la tapa y retíralo del fuego cuando haya salido todo para evitar que se caliente en exceso. No dejes nunca que hierva porque se vuelve más amargo
  • El café debe tomarse recién hecho y nunca debe recalentarse porque su sabor sabrá amargo
  • La cafetera debe lavarse con agua y un poco de jabón para eliminar los aceites que se forman con el café. Luego hay que enjuagarla con agua abundante y secarla bien con papel de cocina para que no forme moho.
  • No te olvides de revisar cada cierto tiempo los filtros no vaya a ser que queden taponados con restos de café y también la goma que debe estar blanca y sin roturas.
  • El cacillo o filtro de café y la goma son piezas que puedes comprar sin problemas en ferreterías o bazares.

Y a ti ¿te gusta el café de las cafeteras italianas?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...