El divorcio

Hay matrimonios que duran toda una vida, pero hoy en día el divorcio se lleva cada vez más. ¿Tiene sentido casarse cuando uno se puede divorciar tan fácilmente? ¿Es posible que al facilitar tanto y al divorciarse cada vez más gente, se esté facilitando este problema? ¿Es necesario aguantar o es mejor separarse?

En el tema del divorcio influyen varios factores: la mujer y el hombre, los hijos, la familia  y los bienes. Cuando una pareja decide divorciarse todo lo que han construido juntos se desvanece, se rompe y daña emocionalmente a los hijos y al resto de la familia. Está claro que el divorcio es un tema de actualidad en nuestra sociedad, ya que la cantidad de divorcios aumenta cada año.

Después de 40 años de matrimonio, ¿inspiración?

Además, estar o no en contra del divorcio, hoy en día no es la cuestión, ya que aunque ante los ojos de la religión no esté bien visto, muchas veces es mejor estar separados que juntos y peleándose. Cuando el amor se termina, pocas veces se consigue recuperar el matrimonio si las dos partes de la pareja no quieren. Otra cuestión es lo de “hasta que la muerte nos separe”.

Es bien cierto que hay matrimonios que duran toda una vida, sobre todo de gente mayor que ha vivido otras épocas. ¿Cuántas veces hemos oído: “llevamos 30, 40 ó 50 años casados”? Son una generación que pertenece a una época donde el divorcio no se permitía, no estaba bien visto o simplemente ni se cuestionaba siquiera que debieran separarse o no. Tanto hombres como mujeres debían soportar o aguantar la situación, para bien o para mal.Pero hoy en día nos encontramos en una sociedad muy abierta, donde la información aparece por todos los rincones, donde tanto hombres como mujeres tenemos plena libertad sobre nosotros mismos, donde la cultura te permite saber, conocer y decidir sobre ti misma. ¿Hubieran aguantado muchas mujeres del pasado su situación si hubieran tenido libertad de decisión, información, recursos económicos o leyes a su favor? Seguramente no.

Por otro lado, el divorcio supone que un matrimonio no funciona, o bien por uno de los dos o por las dos partes. El hecho de que haya leyes que permitan que se lleve a cabo el divorcio aunque uno de los dos no quiera, ¿favorece o perjudica? ¿Debemos intentar evitar el divorcio por el bien de los niños? ¿Es mejor “aguantar” o es mejor que cada uno viva feliz su propia vida?

Otra cuestión es que de un tiempo aquí los malos tratos han aumentado, sobre todo en el caso de separaciones y divorcios. Incluso son los niños los que pueden pagar los platos rotos. ¿Podrán nuestros hijos cambiar esta situación? ¿Podemos conseguir con el cambio de mentalidad evitar los malos tratos futuros? ¿Podremos evitar la sensación de que al casarse somos la propiedad de alguien?

Son muchas preguntas sobre un tema muy delicado. Aunque esté claro que cada individuo tiene derecho a ser libre y decidir sobre sí mismo, me pregunto si al tener tantas facilidades para divorciarse no estaremos facilitando que la gente se divorcie más. ¿El divorcio llama al divorcio? ¿Estamos ante una problemática social o familiar? ¿Tiene sentido el matrimonio en una sociedad donde hay tantos divorcios o donde está permitido por ley divorciarse cuando uno quiera y aunque tu pareja se resista a perderte?

Foto: Aglavin en flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...